Me tiene hasta la madre

Si bien mis queridos y amados lectores ustedes pasan por aquí, no con muchas ganas de leer quejas… pues se joden, porque hoy me voy a quejar y mucho de… mi padre. Ya sé que es tema harto común aquí, que me quejé de mi familia, pero ahora si, se la mamó.

El guey suele andar por la casa buscando el menor error mío para gritarme, humillarme y decir cuanta grosería se le ocurra acerca de mí. Está taaaaaaaaaaaaaan enfermo que ha llegado al grado de agarrar mi ropa y llevarsela a SU cuarto quesque porque soy un desmadre. Lo cual no niego, pero en medio de MI desmadre, siempre sé que tengo y que no. Se me ha estado perdiendo ropa a partir de que el guey de mi padre la secuestra… comienzo a sospechar que es travesti de closet.

Pero, ese no es el asunto que quiero contarles, mis queridos niños. No, no, no, es otro más escabroso. Resulta que como no soy católica… el cabrón está que se lo lleva la chingada. Y tengo adornitos como una copa gigante llena de agua cubierta de una tela negra, con sal, para que encima quede la figura de una luna… na’mas porque se ve chido, y ocasionalmente pongo velas o incienso cerca de mi adornito.

Pues el cabrón hijo de la chingada, cree que se trata de rituales satánicos y demás. Ahí no para el asunto. Darren, mi ordenador mamón necesita casi en calidad de urgente una fuente nueva, pues la que tiene está dando sus últimos días. Pero el culero, me salió con que quite mis adornos porque no le gustan. Oseeeeeeeeea que el si puede hacer y deshacer mis cosas y mi vida, sin que yo pueda protestar y yo, en cuanto objeto algo me tengo que chingar.

No sé que hacer, por un lado si lo quito estaré cediendo a sus pendejadas, por el otro necesito la fuente para que mi muchachote vuelva a ser el de antes. Me caga, de verdad me caga en la madre. No sé si porque el guey es un misogino de mierda, o tiene muchas cosas reprimidas en sus dos neuronas motoras, me tengo que aguantar sus mamadas. Lo único que me resta hacer es esconder mis cosas y cantar Im a woman de Cassius con las vocales de Jocelyn Brown ….

Es más, de puro enojo ahí les va la rola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *