Cuando era peque

Hace casi 17 años, mi misma

Era más pinche desmadrosa y sádica de lo que soy ahora. El mundo estaba a mis pies, pero los No’s también.

  • No llores
  • No rias
  • No te enfermes
  • No llores aunque te duela

El problema de haber sido niña enfermiza era ese, que no podía ser niña, no podía andar brincoteando por los charcos sin que me jalaran de las greñas para meterme a la casa, no podía jugar con otros niños, porque para mis padres era peligroso… claro así como piensan que es peligroso que lea a Julio Córtazar o que me encanten las novelas de vampiros.

Era mala, muy muy mala, gozaba torturando a los niños de mi clase, aventándoles las mesas y las sillas si ponían muy pendejos.

Prefería salir a ver el jardín lleno de flores y jugar con los perros que entrar a clase. Y si me obligaban a entrar, la segunda guerra mundial era juego de niños comparado con mis berrinches.

Era hija, nieta y sobrina única… lo único que me quedaba entonces, era o bien enchufarme a la tele, salir a jugar con mi gata, o imaginar otros mundos, en donde la reina era yo. Eso obviamente no le ayudo a mi salud mental.

Era la reina de una jaula de oro. Me cae… y no lo digo por mamona.

Creo que no aprendí nunca a ser niña, siempre quise ser grande, y ahora que en teoría ya lo soy, quiero ser aún más grande. Las niñerias que no hice entonces, ahora las hago y me vale madres lo que digan.

Lo único que extraño es tener color en las mejillas, mi color natural, usar vestidos como de princesa, ahh y tener más pelo.

Hace casi 17 años

Las dos caras de la mesma moneda osea mis fotos, la desmadrocita y la ternurita total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *