Soy niña grande

Y de lo primero que me di cuenta para decirlo es que, estoy pensando todo el tiempo en dinero. Porque hay que pagar un nuevo esclavo fotográfico para fin de mes, una lana que le debo a la abuela, pagar el veterinario de mi hermosa bebé gato, pagar el puto gas, hacerle enteder al cabrón de mi padre que si me cambie de casa es para trabajar más en mis proyectos y en los de la oficina, y que no tengo tiempo de aguantar sus berrinches o de pagar sus chingados caprichos. Ahh y también hay que pagar el teléfono comprar una tele, DVD, discos, revistas, ahorrar para una mac, los nuevos lentes, ipod y de una vez ir pensando en mi casa propia, si mia de mi, porque necesito tener cerca lo que me interesa y ya no quiero pinches metiches en mis cosas.

Eso sin olvidar mis hijos, es decir mis blogs.  Hasta hace apenas unos meses, todo se arreglaba con una visita a la tarjeta de mi madre, ahora la tarjeta es mía, y también un montón de responsabilidades, que si bien me fascinan con locura y con pasión, me dejan en cálidad  de cadaver todos los días.

No extraño mi vida anterior, pues, es realmente eso, pasado y san se acabo, lo único que extraño realmente es dormir como marmota, ojalá los días fueran más largos, pero como eso no va a ocurrir y mi abuelo Chronos me va a mandar derechito a la chingada si le digo que quiero días más largos… mejor dejo de hacerle a la mamada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *