Vino Blanco

Una de las cosas que más me gustan de ser “niña grande” es eso de tener entrada libre a la cava de mi padre. Los vinos y yo apenas nos estamos conociendo, eso de haber sido una niña enfermiza y todavías tener efectos de algunos medicamentes que me dieron hace más de siete años, me han hecho alejarme del alcohol. Más por miedo que por otra cosa.

Ahora, dado  que mi trabajo, no es normal tengo que estar más cerca del alcohol, en mis años en la preparatoria,   pero si jamás en la vida me llamó la atención, ahora lo trato como un amigo casual, que me hace ojitos todos los días.

Una de las cosas que compré con mi aguinaldo fue un par de botellas de vino blanco,  cuando llegó  a mi casa medio muerta, abró el refrigerador de la casa y lo primero que veo es una de esas botellas,  diciendo casi casi “bebeme”.

Ese saborcito de manzana fementada ya me esta gustando, mucho más que el jack daniels, y el belvedere -bebidas oficiales de la oficina forever and ever- el martini también me esta gustando, y casi todos los vodkas. Pero el vino blanco ahora mismo, esta padre para un relax post oficina, solo una copa y no todos los días, por supuesto.

Ahora, ya es lunes, no puedo dormir, pero eso si aqui estoy frente al monitor viendo como sube un video lentamente a you tube,  y con el vaso de vino a un ladito del mouse.  La semana se va a  poner pesada, como casi todas, pero buaa, me dormiré, si puedo en un ratito.

Un pensamiento en “Vino Blanco”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *