Amores

El más grande amor de mi vida, es un amor unilateral,  plátonico como dicen otros, el objeto de mi más grande filia es la música. Ella no siente como tal, pero si fue creada por alguién que sintió odio, rencor, cariño, desamor, o se sintió enamorado de algo o alguién. O al menos eso quiero creer. Hay sensasiones y sentimientos detrás de cada obra, que se comercialice después es otro asunto.

Recordando mi propia historia, hay canciones que se me quedarán grabadas para siempre,  porque se convirtieron en el soundrack perfecto de los momentos claves de mis 21 asquerosos años.

Cuando la sentí, y dejó de ser el sonido de fondo que me hacía compañía y comencé a escucharla, descubrí que, apesar de todo, la vida no es tan culera como parece.

A partir de entonces, y por mil pendejadas que no viene al caso citar, creí y sigo creyendo que le debo algo, que debo servirle de alguna manera. Pues, ha sido mi más fiel compañera, en todos los momentos de mi vida. Aunque a veces parezca que nada tiene futuro, sobretodo con la crisis ecónimica y la crisis que ya tenía la industria discografica, siempre queda algo por qué luchar. Y para mi ese algo se llama música.

Hoy me acordé que si amo alguién, que tal vez nunca me corresponda, y le digo alguién porque no es un algo cualquiera. Ahí los dejó con una de esas rolas que me enchinan el cuero.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=PMPWD9TibPE]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *