Malas costumbres

Tengo la mala costumbre de creer en algunas personas. Sigo pensando que la gente no puede ser tan mala, pero nel, entre más confió en ellos salen con más chingaderas. Y me pregunto todavía si así será el mundo real. ¿De verdad no se puede confiar en nadie? ¿Todo mundo busca sacar el mejor provecho sin decir gracias al menos? Seguramente me estoy viendo muy ingenua. Pero en estos meses he visto,  que hasta aquellos en los que medianamente confiaba, no son más que una careta.

Y ya de verdad, no sé que hacer, si contiuar o dejarlo todo y buscar otro camino, por lo menos, más redituable.  De lo único de lo que estoy segura en estos momentos, es que los humanos somos una especie, lo suficientemente extraña como para ser fascinantemente malvada. Días como hoy, en los que lo único que siento, es ira, y los rastros del cansancio de toda una semana.

Y aún así, nada es suficiente. Si tú, no te hagas, sabes perfectamente quién, está aqui de metiche viendo que madres escribí otra vez, y te sientes, profundamente herido, por lo que acabas de leer. Pues te tengo algo  más… pero mejor que te lo canté al oído Madonna.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=IATMj5fPOow]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *