Días de lluvia

Si hay algo que me ha gustado toda la vída es la lluvia.  Cuando llueve, la vida cambia, despiertan los seres que duermen desde el invierno, plantas que parecían muertas reviven, y las mentes humanas parece que reviven de alguna manera. Hay a quienes la lluvia los destroza y los deprimen, es en esos momentos de relativa quietud, cuando las gotas caen, brotan algunos recuerdos, unos maravillosos que te hacen recordar la belleza que es estar vivo. Y otras veces, pues todo lo contrario.

A mi me encanta la lluvia, es como si el ritmo cardiaco siempre elevado de la Ciudad de México bajará y estuviera casi durmiendo. Me deja pensar en qué hay más allá de circuito interior… Y también significa que se acerca mi cumpleaños, una nueva etapa de mi vida.

La lluvia te deja despertar hacía un mundo un poco más limpio aunque sea solo un momento.

SDC14745Cuando llueve, sobretodo en viernes, es un buen momento para sentarse en cualquier sitio, con un buen café, viendo como corre la gente de unas gotas de agua.

También es un buen momento, ya que muchas cosas, como el tránsito se detienen casi por completo, para pensar en qué puta madre estas haciendo con tú vida.  En mi caso, parece que lo que estoy haciendo va bien. Aclaro, solo parece.

Personas vienen y se van de nuestras vidas antes de lo que quisieramos, pero parte de estar vivo es cerrar esos ciclos de vida y muerte. Como en la lluvia, cuando uno nace otro muere ahogado entre las gotas de agua.

Si, me encanta la lluvia.

Y además, después de todo esto siempre viene un hermoso atardecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *