La última hora del café

Han de saber mis queridos y bienamados lectores que, una de las cosas que más me han gustado desde que tengo uso de memoria ha sidos la radio, pero, ¡oh gran pero! Apartirde 2003 en México como tal, la radio valió para pura madre, de entrada por el uso de servicios como napster, que ya ahora mismo se oye prehistorico. Y sobretodo porque conceptos tan legendarios como WFM y Radioactivo fueron, brutalmente reemplazados por un montón de gueyes hablando de noticias.

Eso, mis queridos niños, hizo que yo me volcará en la interniece, digo, internet, era un paraíso dónde se encontraban mis más queridos recuerdos, y todas las novedades que nunca llegarían a México o llegarían con ENORME retrazo.

Hace, creo que dos años, conocí al Gerson, que tenía una cosa de esas, que le dicen ,que le llaman podcast, a mi me llamaba la atención el formato, pero, el solito, daba más hueva ,que no sé, documental de la celula a velocidad real.

Un día, de esos lejanos en los que yo no tenía nada que hacer grabamos la primera hora del café, dónde yo parecía un gato persa recien bañado.

Las cosas han cambiado, los tiempos se han reducido, y un año se fue volando. Finalmente convencí al Gerson para que este experimento nuestro tuviera un fin decente. A la de Friends, después de la serie les presentamos el primer capítulo de lo que podría ser el final de La hora del café.

¡ATASQUENSE AHORA QUE HAY LODO!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *