El amor

P1020804, originalmente cargada por minervaoatenea.

El amor, es una cosa extraña. Es un vicio que comienza en lo más profundo del cerebro: la fábrica de drogas más grande de la historia. Mi tía Afrodita y mi primo Cupido, son los ojetes que se encargan de que todos los días suspires por alguien.

Que tu pequeña y enferma mentecilla esten en otro lado, más allá de este universo, imaginando un mundo paralelo color de rosa, con nubes violetas, y sabores de caramelo y cerezas.

Si algo he aprendido del amor, es que es un estado alterado de conciencia mil veces más cabrón que el que provocan cualquier tipo de drogas.

Y siempre llegará un momento en que te de el “bajón”, pueden pasar unos días o años. Pero, afortunada o desafortunadamente el “viaje” acaba, con una estrepitosa, pero necesaria caida de esas nubes violetas.

A lo largo de mis 22 años, que ahora si pesan como si fueran, cuando menos treinta. Solamente he tenido dos GRANDES amores. Por ellos arriesgue realmente todo, escuela, familia, amigos, estabilidad psicologica.

Y los dos resultaron ser en la intimidad del día a día, un verdadero fiasco. El primero bien que lo conocen, se llama música electrónica, pero lo que hay detrás de ella como chaperona, no’mas no me entra…. Y el segundo, es un alguien, a quién me encantaria decirle un par de cosas.

Pero mejor no, de lejos estamos muy bien.

El amor es la mejor droga, pero definitivamente hay que consumirla con moderación, pues depende de que tan alto estes volando, de ese tamaño será el chingadazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *