Arturo Chávez Chávez a la PGR

Pocas veces, hablo de política.  Pero esta ocasión lo amerita.  Pues mis fibras feministas se acaban de sentir golpeadas en lo más  profundo de su sensiblidad.

Cabe aclarar que el feminismo no es odiar a los hombres o andar por la vida cortando penes. No, simplemente es una búsqueda de igualdad juridica, social, educativa, etc, del hombre frente a la mujer. Que el hecho de tener cromosomas XX no significa que  tengamos que ser estúpidas, bonitas y quedarnos en casa.

Es una busqueda por la equidad, eso es todo.

Entendido esto, procedo a explicar quién es nuestro flamante Procurador de Justicia.

“En lugar de procurar justicia, durante su gestión, se maquinó la fabricación de culpables, como en el caso Shariff Shariff, se perdieron expedientes, se incurrió en dilación de justicia y de entorpecimiento de la justicia”

“Altos funcionarios bajo su mando fueron denunciados públicamente como vinculados con el narcotráfico”

“La recomendación 44/1998 de la CNDH, señala claramente que el desempeño omiso e ineficiente de Chávez Chávez ameritaba que se le investigara, conforme a la Constitución de Chihuahua y la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos”

“Los informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Amnistía Internacional, la Comisión de Expertos de la ONU contra la Droga y el Delito, entre otros organismos nacionales e internacionales señalan claramente la vinculación entre colusión, impunidad y persistencia de la violencia criminal, e incluyen recomendaciones para remover o enjuiciar a este funcionario.

El Estado Mexicano requiere una reconstrucción urgente del sistema de procuración de justicia para responder mínimamente a las demandas de justicia de sus ciudadanos y para cumplir con sus obligaciones nacionales e internacionales. Es inaceptable que, por el contrario, se haya entregado la ejecución de las leyes a una persona que a todas luces, le importa un cómino.

Ojalá, los senadores, al llegar a su casa, o con el paso de los años cuando la vida les reclame sus desiciones, no se arrepientan de la enorme pendejada que acaban de cometer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *