ACTA

Para empezar, saben ustedes mis queridos y bienamados lectores, lo mío, lo mío es el maravilloso mundo de la música electrónica, pero desde octubre, han habido cosas que me han hecho enojar lo suficiente, como para extenderles mis no bien fundamentadas opiniones acerca de algunas cosas que tienen que ver mucho con la política.

Este vez, si la neta, hay algo que me tiene bastante enojada por sus siglas, es mejor conocido como ACTA.

Hasta cierto punto, yo estoy más que deacuerdo para que se establezca cierto marco regulatorio, sobretodo en la parte que a mi me toca, que es de cierta manera. La música. Lo que no me parece ni tantito, es la forma en la que pretenden hacerlo.

En el hipotético caso de que, se implantara en México todo lo propuesto en ACTA, yo que tengo un podcast -bastante abandonado por cierto- mi ISP tendría que decirle a la autoridad en cuestión: Oye, esta vieja esta subiendo un archivo pesado con música, de la que no sabemos si tiene licencias.

Lo que significaría de inmediato que me quitarían la conexión, mientras se aclara el punto, mientras tanto, ya perdí un montón de visitas y la vigencia del contenido en ese podcast.

Ahora bien, también soy usuaria de Flickr, las fotos que suelo cargar, son endemoniadamente pesadas. ¿A mi quién me protegería en el caso de que alguien tomará una de mis fotos para una campaña de publicidad? ¿También me quitarían la conexión por subir contenido completamente creado por mí? ¿Solamente guiados por la cantidad de volumen que cargo a la red?

Imaginense no’mas que pinche locura.

Hay otro asunto, el de instalar escaneres en las aduanas para registrar discos duros. Ok. Imaginemos que una persona importante, no sé, un Director General que va a una reunión de negocios a Monterrey.

Al momento de pasar su laptop, el funcionario encargado de revisar que no haya nada “ilegal”, ve una presentación que le llama la atención, la guarda, y se la vende a alguien que bien podría ser la competencia de la empresa a la que representa el Director General.

Lo que me deja con una enorme duda. Ok, ya va haber quién proteja los datos con derechos de autor, y ¿los datos de nosotros, los miserables mortales, quién chingados los va a proteger?

Volviendo al asunto de la música: El primer punto es que, un disco como tal, ha pasado de ser el centro de la industria a convertirse en un objeto meramente promocional. Osea, la música ya no importa tanto, sirve más bien para mantener vigente lo mismo a Paquita la del Barrio que a Laidback Luke en la radio, en la misma red, en revistas y un largo etcétera. Que la industria de la música en general, no haya sabido aprovechar el uso de la red, es otra cosa. Esto hace que el artista, sea cual sea, pueda vender sus fechas en la cantidad que le parezca.

Hay disqueras, sobretodo trasnacionales que ya le cobran un porcentaje al artista por sus presentaciones.

Imaginen ahora un dj, que esta haciendo un remix, y le manda sus previews al artista, o que simplemente los traslada de un país a otro. ¿Quién garantiza la seguridad de estos datos?

¿Qué significaría ACTA según yo? Un paso más hacia el fin de la industria de la música, así de huevos.


AMIPCI
y otros ya han mostrado el porqué de su total rechazo para este asunto de ACTA. Yo les acabo de exponer el porque me enoja este asunto.

Ahora, recapaciten sobre lo que hacen ustedes día a día en la red, y piensen en cómo les afecta. Y mientras eso ocurre denle clik, a esta, bonita melodía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *