Tranquilidad



P1090033, originalmente cargada por minervaoatenea.

Dicen por ahí, que antes de la tormenta hay una profunda calma. Lo cierto es que no tengo prisa por qué termine “la quietud” que embarga ahora mismo mi vida.

De lunes a viernes, mi celular suena como poseído, ese es el problema de tener más de un proyecto a la vez.

Cuando cae el sol, me encamino a la escuela, para comprobar una vez más que, los maestros que nunca han ejercido la materia que imparten, son delo más sosos, aburridos, estrictos y malos.

Nada de contestar mails, resistir la tentación de twittear por al menos una hora. Tomar nota, reírse de alguna babosada, tener ganas de golpear a los compañeros más jóvenes por impertinentes….

Mi vida ahora mismo gira en direcciones opuestas y hasta inesperadas.

Dicen por ahí que el fruto de la paciencia es el futuro.

Al fin voy entendiendo que ya no soy una niña, aunque si, todavía soy muy joven para mil y un cosas, para otras, simplemente estoy muy verde.

Es un monento tranquilo, que definitivamente voy disfrutar, lo que viene, amenaza con ponerse re’bueno.

2 pensamientos en “Tranquilidad”

  1. Lo importante es no mirar atrás y estar preparado para todo lo que venga como mencionas lo joven es una actitud y no un estatus regido por la edad.

  2. La calma es lo que más hay que disfrutar, sobre todo en un mundo que nos gusta traernos de un lado para otro. Sigue por ese rumbo para que estés preparada para lo que viene.

    Te mando un abrazote! =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *