Sweet Electra

Mis querid@s y bienamad@s lectores. Ustedes no están para saberlo, y en teoría yo no debería estar para contarles. Pero, mis dos neuronas motoras han estado en una pequeña batalla, entre los nuevos proyectos, la escuela, el cansancio, y las ganas de seguir haciendo cosas.

Como siempre, hay bandas, que ciclícamente, me acompañan en esos procesos. Una de ellas es Sweet Electra. Si no los conoces, aquí abajito, te explico quienes son.

La banda, nace como tal en 2002. En aquel entonces, surge con el sello Nopal Beat, que más tarde se fusionaría con uno de esos sellos monstruosos y trasnacionales, mejor conocido como EMI.

En su primer disco Lying to be sweet, encontraron la mezcla perfecta, entre el drum & bass, downtempo, algo de acid house y una cosa, que le dicen, que le llaman: acid cabaret. Siendo los representantes más importantes de este género, ellos mismos, Sussie 4 en su momento y Shock Buckara. Todos ellos, en algún punto, miembros de Nopal Beat.

En 2006, cuatro años después de la salida a la venta, de ese disco que me acompaño, literalmente, en los peores momentos de mi corta existencia, llega Cama, un disco dónde Sweet Electra decidió entrarle al lado indie britpopero. Y agregando a Cecilia Bastida, integrante de Tijuana No, y a Sakiko Yocko.

Para 2008, Valentina, y Giovanni, se mudan a New York, lugar dónde nace el tercer álbum When we abandoned Eart. Dónde la nostalgia de haber dejado su terruño, junto con sus implicaciones se apodera de sus beats.

De esta producción, dicen los que saben que “Te fuiste” , “A feeling”, e”It’s over” -parte del soundrack Subhisteria dirigida por Leonardo Zelig. Además de sus sencillo Love you more les han abierto nuevos mercados, y les ha ganado la simpatía de sus viejos y ni de qué decir, de los nuevos fans.

Entre los metiches, digo, participantes interesantes de este disco estan Carlo Nicolau, creador de la música de Santitos y de casarse esta en hebreo.

Juan Sosa, ganador, ahí no’mas del Grammy Latino 2007, ingeniero del disco y se aventó a participar en algunos temas como baterista.

Setphen Yonkin, en el bajo. Este muchacho es integrante de Zigmat, uno de esos grupos esenciales en la escena de New York, residentes del club y sello Nublu, con sede en el corazón de Manhattan.

Y por si faltara algo más, Ethel Cooke, es la responsable directa del arte que acompaña este bonito disco, que deberían autoregalarse a la voz de ya.

Ahora que sabes todo esto de Sweet Electra, quisiera que le dieras play, al botón del vídeo, para que los conozcas o los reconozcas como parte del soundtrack de tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *