Hace 10 años…

Hace más o menos ese tiempo, cuando aún estaba en la secundaria, una maestra de las recién salidas de la universidad, que como toda buena maestra recién salida de la universidad, quería revolucionar el modelo educativo en las escuelas secundarias, llena de ilusiones y técnicas pedagógicas que desaprobaban los demás maestros que nos hacían la vida miserable, decidió que era buena idea obligarnos, (Bueno, a mi no, yo fuí sumamente feliz) a escribir en al menos  una cuartilla: quienes eramos, qué es lo que queríamos, cómo íbamos a lograrlo, y sobretodo como nos veíamos dentro de 10 años.

Si, una autobiografía, que a los 15 años podría parecer un trabajo monumental para un adolescente que básicamente, en ese momento se cree el centro del mundo, y que no ha salido a explorar más allá de su cuadra, de los libros que lo obligan a leer, de sus cuates en la hora del receso, o de que ropa se van a poner en el convivio de la escuela. (Así les decían, se los juro)

Desde entonces yo ya sabía que era diferente, ya había leído al menos unos 30 libros gordos nada más por mis ovarios. Me la pasaba escuchando pop y algo nuevo para mi que le decían: “música electrónica” La muerte y yo, poco antes ya nos habíamos visto las caras de frente, y no tenía ánimos de perder el tiempo con las tarugadas de mis compañeros. Me gustaba más ver a través de la ventana imaginando como sería el mundo allá fuera  y hacerle  la vida de cuadritos a la maestra de español que en su vida había leído algo más que libros de autoayuda.

Esa lista de cosas que quería hacer en la vida, me quedó lo suficientemente bien grabada como para haber cumplido el 70% de lo que quería hacer. Si mi yo del pasado se encontrará con el de ahora, estaría brincando de emoción por saber que pudo hacer las cosas con las que soñaba  y salirse con la suya.

Creo yo, que todos tenemos un momento entre la infancia y la adolescencia en el que parece que una luz divina nos señala lo que nos gusta, lo que nos apasiona, dónde dices : Si, de aquí soy, esto quiero hacer.

El tiempo, las circunstancias y las oportunidades, son las que hacen o que mandes esos sueños a un cajón o que los veas materializados. También tiene mucho que ver, que tanto realmente quieres las cosas. Si solo se trata de una pasión pasajera, o de una que todos los días te hace levantarte.

¿Cómo descubrir si esa pasión es real o solo un enamoramiento adolescente? Conociéndote realmente. Sabiendo cuales son los talentos que puedes desarrollar, tus defectos, lo que sabes que pueden ser las amenazas para que no lo logres, y como conseguir las oportunidades para materializar lo que quieres.  En  carreras administrativas, te lo van a enseñar como FODA. Que es lo mismo que acabo de explicar.

Aparte de ese FODA personal que debería estar incluido en los programas de orientación vocacional,  como dije, hay un momento en el que el Destino, Dios, el azar, o como quieran llamarlo te muestra eso que es lo tuyo. El mío, por más cursi que parezca, y aparentemente sin relación con lo que hago ahora, fue este.

El 3 de Junio de 2002, de regalo adelantado de 15 años, tuve la fortuna de ver a mi artista favorito en vivo, a unos metros de distancia, aún ahora se me enchina la piel al ver el vídeo.  Después de esa tarde, de ver como la gente y yo misma reaccionaba frente a la música,del esfuerzo por conseguir los boletos, de salir de la escuela a escondidas para recogerlos, de contar los días para que llegar ese ese momento, de aguantar la cara de mi prima que no sabía ni a que iba pero tenía que cargar con ella, dije, si a huevo, esto es lo mío.

Evidentemente mi género de música se encaminó hacia la música electrónica.  Hoy estoy muy orgullosa de ser fan de Darren Hayes. Porque fue gracias a él que me encontré con otros mil y un proyectos que hoy me fascinan. Por que me hizo encontrarme con mis primeras grandes amigas, que si, aún conservo.

Ahora bien, querido y bienamado lector. ¿Cómo eras hace 10 años? ¿Hiciste todo lo que querías hacer? ¿Estas orgulloso de quién eras fan entonces?

Les cuento este choro mareador, porque se que muchos de ustedes se encuentran en ese punto, antes de tomar cualquier decisión que afecte definitivamente sus vidas, dense chance de conocerse a ustedes mismos, y no dejen que nadie se meta en su desición

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *