Tlatelolco desde el centro

Cambios muchos cambios

Bien dicen por ahí que nada en la vida ni es permanente, ni es seguro. Y tienen razón. Ahora mismo estoy en una etapa ya no de búsqueda, si no de afianzamiento. Para mi mala suerte eso ya no me deja tanto tiempo libre para hacer lo que más me gusta, es decir contarles mis debrayes acompañados de buena música en cada post.

Me han caído muchos veintes, tanto que hasta cambie mi vida a otra zona de la ciudad. Como siempre cuando llega el momento de modificar  algo realmente, me gusta hacerlo de raíz. Y verdaderamente cuesta trabajo dejar tu zona de confort para hacer algo nuevo.  Nuevo es un decir porque tiene mucho que ver con lo que he escrito aquí durante ya casi 9 años: la música electrónica.

Nunca como ahora me había dado cuenta de la brecha generacional,  por lo menos hace tres años la banda sabía que era Faithless, Underworld o ya de menos se sabían la Porcelain de Moby. Ahora casi con terror me doy cuenta de que ya ni eso se saben.  Es normal, por lo menos hasta mi generación había alguien que les dijera más o menos de que lado mascaba la iguana y de que lado pegaba el diurex en los medios tradicionales.

En Internet, la verdad no hay alguien que pueda meter en cintura a la generación que nació en los 90′s y después.  Como dirían los  de Maná, ¿dónde jugaran los niños del futuro? O ya de menos los de ahora. El año pasado derribaron el club más emblemático para la música electrónica en México, fuimos pocos los que de verdad sentimos una puñalada trapera en el corazón al ver nuestro hogar convertido en un montón de escombros.

Viéndolo a distancia, yo lloré porque me enseñaron que ese era el mejor lugar para el clubbing, la generación que me sigue y dos más no tienen ni puta idea de lo que es clubbing o el PLUR o ya de menos que es un rave de verdad.

Lo que me lleva al siguiente punto: Promotores, djs, managers, productores, medios, bloggers, videobloggers y trolls que hay re’ buenos ¿Qué chingados estamos haciendo para que los mocosos aún no se den cuenta de qué lado masca la iguana?  No los quiero espantar, pero si no hacemos algo ya dentro de 5 años o menos vamos a valer un poco madres porque no va a haber un público educado para consumir lo que vendemos.

 Es un momento de transición generacional, a nivel personal y profesional, me queda claro. Hoy más que nunca se siente el poder de Internet, no hay un solo festival, dj, etc que se precie de serlo sin tener por lo menos una página en Facebook, la calidad de los contenidos es otro asunto.  Pero ¿No sería bonito aprovechar el poder de la red para rescatar algunas almas pubertas a través de la música como nos pasó a nosotros?

Este año se llena de headliners de todos los géneros…

Es el momento, para voltear un poco hacía el pasado, para consolidar lo que lleva muchos años de evolución una generación más. Todo este choro mareador es parte de algo que estoy cocinando, y que les presentaré con bombo y platillo muy pronto si los Dioses del Olimpo y el oraculo de Delfos me echan una manita para que así sea. Además claro de un equipo que es poca madre y qué ya me esta ayudando a formar este sueño que ya comienza a ser una realidad.  Mientras eso ocurre, ahí les va una rola nuevecita y de paquete cortesía de Gabriel & Dresden.

Un pensamiento en “Cambios muchos cambios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>