Archivos de la categoría 2014

Cuando hace frío.

La generación de enmedio, esos que aún no llegamos a los 30, pero que vemos a los yoloescuinces con cara de “condenados escuinces”, pero que nos perdimos a época dorada del clubbing entre os 80’s y los 90’s. Esos, que llegamos a los 2000’s a de frente aún a los monster clubs como el Root’s o The City. Esos pinches drogados que seguimos soñando con conocer lugares como el Cream o el Minitry of Sound en Londres, los que vemos con envidia clubes como el Fabrik en Barcelona o ibiza como la meca a la que eventualmente tendremos que ir al menos una vez en la vida.

Nos impresiona Tomorrowland, pero por mucho el Ultra Music Festival nos sigue pareciendo más sabroso. Esos que crecimos creyendo plenamente en los valores del manifiesto raver pero que nos tocaron ya los eventos masivos de más de 3000 personas que, de alguna forma comenzaron a formar la incipiente industria de la música electrónica.

Muchos de ellos se volvieron “gente decente” de esa que trabaja de lunes a viernes y que solo sale de pa-changa el viernes o el sábado. Hay algo que tenemos en común además de ya no tener del todo una tribu de la misma edad para ir de fiesta.

Los top djs hace no más de 8 años nos los traían en estas fechas, daba igual si era al aire libre o en un club.  El frío nos sabía a fiesta de verdad, no sabía a reencuentro, y nos sabía a un amanecer de  la mano de nuestro dj favorito.

Hoy, sabe a recuerdo de esos que, con justa razón enchinan la piel.  A veces me pregunto, si entre tantos festivales  esta generación, es decir la que nació después de 1990 tendrá la misma marca que nosotros, los que nacimos antes. Esos que más de una vez nos amanecimos en la Carpa Neumática, en el Zipango, o incluso en el Foro Sol, con alguno de los mejores djs del mundo.

Me causa curiosidad si, cuando crezcan tendrán ese mismo escalofrío cuando llegue la temporada de festivales,  si se acordaran de por lo menos una rola de las que se tocaron en el mainstage.

La generación anterior es decir, los preyolo escuincles tenemos la enorme fortuna de sentir, cuando hace frío una vez más el recuerdo de las mejores fiestas de nuestra vida, quizá no hubiera la producción de la que gozan ahora los mocosos del demonio, pero si sentíamos por unas horas  eso que sé yo, que nos hacía sentir una misma comunidad de verdad. Sentíamos euforia al caer la noche anunciada… al ver al dj que nos había conquistado el oído y el alma, euforía que a pesar de los años no desaparece del todo y nos hace sonreír en la fiesta de navidad de la chamba.

Me encanta el frío de esta temporada, me recuerda que a veces los sueños se hacen realidad…

Minerva o Atenea 10 años es.

De repente, intento no sentirme ruca, pero estando rodeada de yoloescuincles es casi imposible.  Hoy sentí que algo importante había ocurrido, pero no me acordaba del todo que había sido.  Después de un rato, me acordé lo mala madre que soy. Y es que, está criatura de la red, osea mi blog, hoy cumple 10 años on line.

Una década, 2 lustros, 10 vueltas a la tierra. Ok ya, si fuera un niño ya estaría como por cuarto de primaria. Me divierte mucho  ver como pasan distintas épocas en esta bonita viña del señor de la red.  Hace 10 años para tener un blog tuyo de ti, tenías o que saber programar, o mascar decentemente inglés para poder usar una plataforma como Blogger (antes de que la comprará google). Subir vídeos, nel, eso no ocurrió hasta 2006 cuando youtube comenzó a ser popular. Publicar fotos, era un desmadre, sobretodo si eras un humilde usuario de Blogger que no tenía ni puta idea de código, como yo.

Como de repente llegó el mundo del “social media” y hubo una desbandada de bloggeros que colgaron el sitio, literalmente, porque facebook es mucho más divertido. Hoy hay gueyes que viven de dar conferencias de “Personal Branding” cuando habemos algunos que llegamos antes de que ellos siquiera exploraran un mundo más allá de su pantalla en word.

Independientemente del nuevo estilo de moverse en internet, que afortunadamente es cada vez más democrático. Hoy por hoy, cualquiera con acceso a  la red, es capaz de compartir lo que sabe, lo que piensa, lo que siente, y lo que crea. Eso me parece lo más importante de todo.  Después de 10 años escribiendo tarugadas desde aquí, la neta estoy muy orgullosa, por haberme atrevido, si no hubiera sido de esa manera jamás habría tenido la oportunidad de salirme con la mía.

Se los he dicho muchas veces, y puede que hasta haya aburrido a más de uno. Pero es la neta, por eso lo repito constantemente. Los sueños para convertirse en realidad, requieren trabajar un chingo. Y sobretodo atreverse a hacer cosas que van más allá de la zona de confort en la que nos gusta estar.

No se me van a olvidar jamás, las peleas con mis papás por querer trabajar en medio de la “música de locos”.  Hace unos meses, uno de los colaboradores de Be Tronic, me dijo ¿Qué nunca has sido normal?. Le tuve que responder que no. Porque a final de cuentas desde los 17 años decidí que me la iba rifar como ñera, y exponerme así, sin tapujos a través de la pantalla de este blog.  No sé  a cuantas personas haya llegado, seguro hay un chingo que se burlan de mi,  otras que gracias a este pequeño espacio perdido en la red se han convertido en mis más grandes amigos.  Siempre estuve consciente de que estaba renunciando a cierta “privacidad” al publicar todo lo que me gusta compartir. Porque además me atreví a hacerlo con mi nombre, firma y hasta con mi jeta real.

Pero así se hacen las cosas de frente, y asumiendo las consecuencias.  Ganarse un fan o un hater para eso estoy aquí, porque cuando te los ganas, significa que alguien se tomó la molestia de leer lo que escribes. Y eso, eso no tiene precio.  Grandes cosas han pasado en mi vida, y las voy a seguir compartiendo con ustedes si se dejan.

Después de 10 años, tengo algo que decir, si quieres algo con todo el corazón, eventualmente te puedes salir con la tuya.  La suerte tiene que ver, pero también el esfuerzo que pongas en lo que hagas. Haz las cosas de frente, y disfruta lo que te toqué vivir en ese momento, porque un día te darás cuenta que han pasado 10 años desde que te te volaste una clase de matemáticas en la prepa, para escribir tarugadas en internet.

De corazón, muchas gracias a quienes me han acompañado como lectores, como amigos, como maestros y también como enemigos. Sin ustedes, definitivamente hoy no podría estar escribiendo Minerva o Atenea 10 años es.