Archivos de la categoría personal

De raíz

Mi papá y yo tenemos una relación peculiar.  Casi a toda la gente que recién conozco le causa conflicto la forma tan poco formal con la que trato al donante del 50% de mi DNA. Y es que para empezar, mi papá y yo, nos caemos bien, y tenemos muchos vicios en común.

Era una niña frágil y con muy pocas esperanzas de calidad de vida al crecer. Ergo, siempre estaba enferma, o con la piel en carne viva ya fuera por una dermatitis, o por la cantidad malsana de inyecciones que me ponían. Entonces Leonardo, o el Leon aka mi papá, buscaba formas poco ortodoxas de que su mocosa dejará de llorar. Básicamente porque se oía en toda la casa y nadie podía dormir, es más ni el gato.

Por ese entonces, unos meses antes de que yo naciera, había comprado el soundtrack de “Cosmos”, si, si la de Carl Sagan, y entonces se puso investigar en cómo hablarle a su mocosa del demonio,  de tal forma que siguiera su voz hasta que, después le pudiera poner atención a cada sonido que salía del estéreo que tenía.

El resultado acabó siendo, básicamente, que una vez cada semana mi sacrosanto padre, iba a meterse al mercado del chopo a buscar “música de hippies” para alinear los chakras de la mocosa.  Se sentaba en el suelo junto a mi, y me iba contando cuentos que se sacaba de la manga, y un día descubrió que,  si me iba describiendo cómo se veían las ondas de los sonidos, o un color, me quedaba en paz, sintiendo cada beat de eso que a el le vendían como “new age relajante” Que por cierto, no era otra cosa que música electrónica.

Cuando cumplí 6, le pareció que ya era lo suficientemente consciente, como para presentarme a su nuevo mejor amigo: el walkman. Así que compró un plug doble, mis primeros audífonos de gente decente, y me presentó a Depeche Mode, y por ende los sintetizadores.

Cuando cumplí 7, decidió que era buena idea mandarme a clases de piano porque no me pinches podía gobernar, y como buena fiera, la música me calmaba. Eso y porque ya habíamos visto Amadeus unas 30 veces y no dejaba de joder con que quería aprender a hacer eso.

Y en eso, nos informaron que mi dulce y tierna hermanita estaba en camino,  y que en este envió, no había devoluciones. Hicimos berrinche, y digo hicimos, por qué a él, no le hacía la menor gracia. Con en ese entonces 37 años, se estaba haciendo a la idea apenas, que tenía un ser totalmente dependiente al que enseñarle el mundo, y uno nuevo al que había que cambiarle pañales, pos no le hacía gracia, y menos porque a mi   ya me podía pasar de contrabando al cine a ver películas de ciencia ficción o de acción sin mucho problema.  Francamente a mi tampoco me hacía la menor gracia compartir a mi compañero de juegos, y a mi máquina de explicar cosas con música, además de cuentos.

Esos meses, mi papá y yo nos la vivíamos viendo joyas como está, en nuestros recién comprados, juguetes post TLC de esos que costaban un chingo de lana y sonaban, bien sabroso.

Si, a veces me pregunto en que drogas andaba mi papá, como para ver conmigo este tipo de cosas antes de los 7 años.

Poco antes de que naciera mi hermana, a mi papá le dio por sacarme de la escuela, y llevarme a cuanto museo estuviera abierto entre semana, luego, a cazar bichos y clasificarlos entomológicamente.  Poco a poco nos fuimos creando un mundo aparte, en el que había montones de películas de acción, entre más sangre y efectos especiales mejor, muchas desveladas leyendo libros en voz alta, y discos, pero en serio toneladas de viniles de todo tiṕo, aunque yo tenía una especial predilección por los sintetizadores.

Después de que nació mi hermana menor, no se acabó el mundo, al contrario, hacíamos lo que podíamos para integrar a la cosa esa a nuestro ecosistema. Aún así, cada sábado religiosamente, nos acostábamos en el suelo, o sobre el cofre del Chevy Nova 72 a ver las estrellas y escuchar música en serio, así, sin palabras, hasta que me quedaba dormida, me quitaba a mi gata  de los brazos y me llevaba a mi cama.

Para 1995, cuando la cosa que decían que era mi hermana, pero yo aún no consideraba ser humano, tenía poco menos de un año, me regalaron mi primera computadora, y junto con eso, una nueva escuela en la que además no haber monjas, quesque nos enseñaban a programar en logo. Mi papá, y yo entonces, desarrollamos nuevos juegos dónde pasárnosla chingón, en los que mi poderosa pantalla monocromática y yo, junto con mis aún más poderosos y flamantes discos de 5 1/4  de colores nos la pasábamos bien, clasificando los ya miles de libros que tenía mi cuarto, y sus viniles eran los protagonistas.

Para finales de ese mismo año ¡Sorpresa! Un nuevo hermanito,  y con él nuevos pleitos entre mis papás, no se llevaban nada bien, la mera verdad,  y yo, en ese entonces, me la vivía debajo de un escritorio de media tonelada de pino, con mi walkman, mis muñecas, mis libros y mi gata.

No entendía por qué tanta violencia entre ellos, solo alcanzaba escuchar  cosas como:

“Apenas y podemos con las dos” “Viene mal” “Es niño”

22 de Mayo de 1996.

Es niño, y se ve normal.

22 de Mayo de 1999.

Es autista.

Y comenzó un largo y penoso peregrinar entre hospitales de nuevo. Más rudo y salvaje que el que vivimos. Diagnósticos macabros, medicamentos, terapias para todos, y cada vez menos tiempo para compartir, pero aún así, nos la ingeniábamos para compartir el mayor tiempo posible en carretera, y discutir por quién tomaba el control del radio del carro.

Marzo de 2002

La niña tiene migraña otra vez, no quiere ir a la escuela seguramente, Vamos a mandarla.

Abril de 2002

La niña perdió el 80% de la capacidad visual ¿Por qué no la trajeron antes?

Entre que ya era adolescente y la culpa, no sé como le hizo mi padre para no quebrarse cada vez que la neuróloga se acercaba a pedir autorización para tratamientos cada vez más agresivos,  con pruebas que incluso podían haberme costado otro sentido para entender que demonios estaba pasando.

Y como cuando era más chiquita, pero ahora con otro tipo de música, sola, en la cama de un hospital, con las venas a dos de colapsar por infiltraciones, punciones lumbares, comencé un nuevo ritual, en el que, nuevamente la música era la protagonista, la única que me quedaba por que tenía totalmente atrofiado un sentido.  Sin otra salida que tomar, más que hacía dentro, como me habían enseñado 10 años atrás echados en el piso, siguiendo los hiptonizantes movimientos de las gotas de lluvia a través de luces de colores, y cristales grabados o de las barras de ecualizadores. Recordando como empatar el ritmo del corazón, al mismo beat de lo que estaba oyendo,  pero ahora, no esperando la calma, si no que la morfina fuera entrando a mis torturadas venas.

2004

La niña quiere dedicarse a la música electrónica.  ¿En qué fallamos?

Y tiene un blog ¿Qué chingados es eso?

La niña quiere ir al loveparade, vamos a llevarla para que deje de chingar.

Junio de 2005 – Abril de 2008

La niña se la vive en el antro, entre djs, aprendió francés e inglés y no quiere estudiar una ingeniería : chingada madre.


Agosto de 2008

La niña acaba de cobrar su primer cheque,  ya se dedica a la música electrónica. Ya no es mi bebita.

El nombre de la niña aparece en Dj Mag México

La niña tiene fans.

La niña sale de viaje


La niña ya no vive en la casa…

2009

La niña se metió a la política, de tal palo tal astilla.

La niña finalmente esta en la universidad,  pero no va a regresar a la casa.


Nos peleamos, nos mordemos, nos arañamos, pero lo Ocampo, me cae, que nunca se nos va a quitar…. Gracias por dejarme tomar mis decisiones, por dejarme tener criterio propio y libre albedrío y no aplastar mis sueños aunque no los entiendas.  Gracias por no quitarme las ganas de explorar y de jugar con el mundo entero. Gracias por dejarme ayudarte, cuando el mundo se te caía encima.

Feliz día del padre, papá.

La yo del primer post

En medio de mis muy frecuentes insomnios llegué a uno de esos blogs con los que generalmente NO comulgo. Básicamente porque soy una amargada más o menos funcional que cree más en la terapia con psiquiatra quién te droga legalmente- que en lo que dice una publicación de quién sabe quién en internet.

Este parece serio, lo chisme en Linked in, aunque esa palabrita de “couch” me suena como a uñas en un pizarrón.   El choro mareador viene por este post.

En el que básicamente su yo de ¿Treinta y tantos? le explica a su yo de 18 que la va a cagar en muchas cosas pero en otras se la va a pasar poca madre.

Siendo como soy de megalomana,  y egocentrica, me puse a releer el primer post de este, su nada humilde blog de confianza, ese que sirvió como mi presentación al mundo en internet.  Lo pueden leer aquí, por si andaban con el pendiente.

¿Qué le diría a mi yo de 17 años? Osea a la yo de hace 12 años que escribía así de gacho... mmm

Te vas a salir con la tuya. ¿Te acuerdas como nos gusta la música electrónica?  Bueno el B-jay va a confiar en ti más de lo que ahora confías en ti misma y te va a llevar al lugar dónde sueñas trabajar en unos 5 años.

Vas a perder amigos importantes: Y va a doler bien culero. Quién te llevó a esa primera puerta en la que te enamoraste de la música electrónica, no va a entender que lo tuyo no es más un hobby si no un trabajo, te la va a hacer de jamón y aunque la vas a conservar en tu vida, definitivamente no va a ser la pieza angular de tu existencia que es 2004.

Se te va a bajar la etapa I love Darren Hayes: Y por cierto si es gay, el 2005 va a salir del closet y se va a casar, parale a tu mame.  Siempre te va a recordar esta etapa de tu vida en la que creías que estabas perdida. Es más dale play aquí, para que se te enchine el cuero a gusto.

Vas a vivir sola, y vas a viajar con tus artistas:  Tu primer trabajo en serio te va a obligar a mudarte sola, pero vale la pena. Aunque más de una vez te vas a quedar sin comer, porque zoquete, no aprendiste a administrar tus gastos,  de hecho aún a nuestros 29 nos cuesta trabajo.

Te vas a ir de tour con Armin van Buuren, algunas fechas de Tiësto, y así. De hecho te va a tocar construir las campañas para crear artistas y vender todo lo que puedas de ellos. Tratar con los clubes de fans, si de fans así como tú eres en 2004.

Jazmín va a morir. Tu gatita, el primer amor de tu vida se va morir lejos de ti, le va a dar cáncer y la van a dormir un viernes mientras tú te quedaste hasta tarde en viernes, trabajando en una oficina.  Vas a llegar a casa de tu abuela y te van a decir, aquí esta tu gata… en una caja de cenizas. Ese mismo año vas a perder a tu mejor amigo. Y para rematar tendrás una cicatriz de 16 puntos en la pierna izquierda. Te va a costar varios años levantarte del trancazo pero encontrarás amigos neta en el camino que te van a ayudar a levantarte.

Tienes depresión crónica:  Hoy no lo sabes, pero vives con depresión química, vas a pelear toda la vida con una sombra maldita que te va a sabotear justo cuando crees conseguir las cosas. De 2010 a principios de 2013 vas a aprender que llorar no te hace débil ni más “niña” como tanto le temes, y a enfrentar que no puedes sola. Vas a tener que ver a todos tus demonios, vas a perder proyectos, “amigos” y mucho dinero. La negación no es buena.  Todo el dolor que venimos cargando te va explotar en la cara, pero esta bien.

Te vas a enamorar: Y te van a destrozar. Por más que opusiste resistencia por cierto. Pero te pusiste lo mejor de ti, hasta te comprometiste con alguien, y eso que le tenemos pánico al compromiso. Pero un día te vas a dar cuenta que el que se haya alejado es lo mejor que pudo pasar si no seguramente habrías acabado peor que tus papás.  Aprendiste la lección. Tienes un gran amor que no te abandonará nunca: la música electrónica y te va a ayudar a reorganizar tu vida, una vez más.

Estas viva. ¿Te acuerdas que te aterrorizaron toda la infancia y tu aún adolescencia con qué no ibas a vivir? Pues .l. sigues viva en 2016. Medio madreada pero en pie.

Deja de traumarte con tu físico.  Pos si, el tratamiento que recibimos hace año y medio fue una pasada de reata.  Pero es tu constitución física lo que hizo que no te tumbara más. Aunque eso si no vas a recuperar el pelo. De hecho tienes síndrome de cushing, aunado a tu baja producción de serotonina te va a meter en pedos. Pero tranquila, todo pasa y tendrás a más de uno babeando por ti por ahí.

La radio nunca va a volver:  Los medios tradicionales se van a ir en decadencia, pero como tu empezaste a blogear antes de que fuera mainstream, ¿Qué crees? Te vas a convertir en un personaje que algunos que si saben de música electrónica van a llamar referente. Si, si a huevo, tú vas a tener hasta fans, y harto hater también. ¡Chocalas!

Vas a dejar de maldecir la prepa, y hasta la vas a extrañar con toda el alma. Tus ídolos se van a caer de tu pedestal y aunque los hayas tratado de ayudar no van a saber evolucionar al mundo digital y se van a quedar en el olvido.

A los 29 no vas a ser rica, pero empiezas a tramar cómo serlo de verdad. Eso si bájale dos rayitas al cigarro que nos vamos a perforar una úlcera bien gacho a los 24.

 Y sonríe más en las fotos, parece que a la banda le gusta verte sonreír… Ya sé, a mi también me sorprende.

29…

Finalmente llegó la cuenta regresiva, los últimos 364 días antes de llegar a los 30.

Una querida amiga me decía unas horas antes:

“Guey, para ti cada cumpleaños es un triunfo no te puedes deprimir”. 

Y es cierto según el matasanos que me trajo a este mundo era muy poco probable que yo rebasara los 15 años.

Pero no lo puedo evitar, soy emo de closet.

¿Estoy en el lugar qué quiero?

En esa pregunta me pase atormentada las últimas horas de mis 28.  La respuesta es no. Me falta tanto por hacer, aunque basándose en la lista de lo que si quería hacer antes de los 30 el 70% de mi lista, ya está cubierta. Pero ese 30% faltantante ¡Ah que bruto como me pesa!

Pero tengo algo que nunca antes había tenido: calma, paciencia, y tranquilidad de espíritu. Aunque la situación de mi hermano sea apremiante y en cualquier momento tenga que correr al hospital. Cosa ocurrió justo la tarde de mi cumpleaños.

Solo me dió tiempo de comerme este pastel en el VIPS, y unas horas antes comer con una amiga, y sus hijos que son como  mis sobrinos.

La fiesta que quería ser se fue derechito al caño, ni modo, así es la vida. Me preocupa más estar cerca de mi papá, por si acaso.  Siempre he disfrutado de la soledad, de los cafés, de caminar bajo la lluvia. También de la emoción extrema de trabajar contra reloj y saber que de ti depende la consecución total de un proyecto.

Estoy viva, es un gran, gran avance, aunque siento que me queda poco tiempo para poner en firme ese 30% que me da vueltas en la cabeza y no encuentro bien a bien cómo.

Ya no soy la niña que comenzó a escribir a los 17 años en un rincón perdido de Blogger, me salí con la mía a pesar de los descalabros, y hasta de haber puesto en riesgo mi vida más de una vez.

Pero, todavía no me cae mucho en gracia saber que mis tiempos, ya no se miden en 10, si no en 20 años.  El paso del tiempo no perdona…

¿Me duelen todavía las amistades perdidas?

No, era gente que simplemente cumplió su ciclo, uno que no necesariamente fue bueno o duradero. Pero ya qué.

Se que las cosas dependen de mi, no me da miedo, pero si ansiedad. Me queda claro que puedo, no’mas es encontrar el cómo de una buena vez.

Tengo mucho porqué sentirme agradecida con el Destino, la vida… Mis amigos, los neta, los de corazón que siempre han estado, ustedes, la gente que lee lo que escribo y confía en mis palabras. Es chingón saberse querida, y odiada también.

De los 21 a a estos ya 29 años he tenido las más salvajes experiencias en todo sentido. Por ese lado me siento perfectamente tranquila.  Lo que quería probar, lo probe y bien.

Sé lo que quiero, el cómo es el que a veces me falla.  Después de esta luna de fresa, que seguramente no voy a volver a vivir, solo puedo decir que esta existencia humana es maravillosa con todo y  las facturas que te hace pagar… Uno más y 30 ¡Ay ñañita!

Y no’mas por eso…

La última rola antes de partir.

Hace unas semanas desde Be-Tronic les preguntaba ¿Cuál sería la última canción que te gustaría escuchar antes de morir? Muchas de la respuestas fueron dignas de un ‪#‎domingodeclasicos‬.

Ahora que si o si, he tenido que recordar que se siente ver morir a alguien, o pasar justo al lado de gente que no sé quiere ir aunque ya tenga que hacerlo. De sentir el dolor de mucha gente atrapada en un cuerpo que no le responde como su mente quisiera. Me quede pensando en la rola que yo misma escucharía antes de irme a la mejor pachanga del universo, allá dónde ya se llevaron a grandes talentos y muy queridos amigos.

¿Cuál sería mi rola?

Aunque no parezca ya se me acabó el rencor y el odio para mis enemigos, la vida se las está cobrando y yo tengo un asiento de primera fila con todo y palomitas para verlo.

Me gusta crear más que destruir, aunque no me tiembla la mano para quitar estorbos del camino. ¿Cuál sería la rola perfecta para apagar el sistema permanentemente?

Creo que tiene que ser algo que refleje lo que hasta ahora es mi camino para encontrarme, en dónde ha habido destrucción, pero al mismo tiempo, una enorme belleza, sutil, discreta pero sobrecogedora.

Sin palabras, sin dogmas, sin discursos, solo algo para cerrar los ojos mientras llega el momento de esperar que se apague todo… Algo que me acompaña desde que tengo uso de razón mi rola, es Ruhe de Schiller.

¿Y la de ustedes?

Nuevos hábitos

2015 no lo terminé escribiendo en este blog, eso es  verdaderamente extraño.  Gato nuevo, proyectos nuevos, adaptarse…

Parecería que es la misma cosa de siempre, pero  no lo es. Tengo la edad que le dije a Blogger que tenía para que me dejara escribir en paz, aunque tuviera 11 años menos. Es decir, 28 años. En menos de 6 meses voy a cumplir 29.. No es que me arrepienta de algo, eso no va a pasar y menos ahora.

Solo que, de repente me doy cuenta que ya tengo 7 años viviendo sola. Que mis amigos más cercanos son los mismos sí, pero han ido cambiando su tren de vida respecto al mío.

Siempre supe que iba a ser un camino complicado, no’mas por ser vieja y querer dedicarme a la música electrónica, pero a veces me gustaría que mi gente lo sintiera como yo, desde el alma.

Me gustaría haber jugado más, ahora ya no tengo tanto tiempo para eso, digo si quiero consolidar mis proyectos como la gente decente. Sigo creyendo que Internet en conjunto con la buena música es una de las mejores formas para cambiar la vida de las personas.

¿Por qué lo creo?  Básicamente porque así me pasó a mi.

Retos, obligaciones, y responsabilidades a los que les he huído, pos ni modo, a enfrentarlos a ver como me toca esta vez a la hora de los madrazos.

2016, tarde, pero ahí te voy.

El terror de tener un enfermo psiquiátrico en el ISSSTE

La verdad es que rara vez comento que tengo un hermano menor.  Pero lo tengo, tiene 19 años, pero padece de un autismo severo.  No me gusta que la gente me vea diferente o con lastima por tener una persona diferente en mi familia. Una que desde los 3-4 años ha pasado un terrible martirio de hospital en hospital hasta ser diagnosticado y tratado. Durante 14 años, mi papá ha hecho lo imposible porque mi hermana y yo tengamos una vida más o menos normal a pesar del trastorno de mi hermano. Por cierto se llama Leonardo, igual que mi papá.

Han sido 14 años la verdad complicados en los que mi padre ha hecho un esfuerzo autentícamente sobrehumano para hacer de la vida de mi hermano, lo más funcional  y feliz posible.

Hace dos meses regresó el infierno para nosotros, casi igual, que cuando Leonardo no estaba diagnosticado. Aparentemente su organismo se ha adaptado tanto a los medicamentos con los que ha sido tratado, que ya no le surten efecto. Lo que lo lleva a tener crisis psicóticas en las que, como cuando era niño se golpea, y también a todo aquel que se interponga en su camino. Cuando tenía 6 o 7 años, a pesar de que era complicado, podía ser controlado, entre terapia especializada -que el ISSSTE por cierto no cubre si no mi papá- y apoyo psiquiátrico que ha regañadientes la institución ha brindado.

En Septiembre, las cosas se pusieron tan mal, que mi hermano agredió de tal manera a mi papá que hubo que internarlo en el hospital, el ISSSTE no tiene instalaciones ni personal suficiente para tratar este tipo de crisis por lo que se decidió enviarlo al Hospital Fray Bernardino también de sector salud. El problema es que fue dado de alta antes de tiempo, como siempre la falta de camas los obligó a extender un alta antes de controlar su comportamiento a través de medicación. Eso ocurrió el 23 de Septiembre, el hospital Fray Bernardino emitió 3 recetas para que fueran surtidas por el ISSSTE, que por cierto fue quien lo remitió, cosa que no ocurrió hasta 10 días DESPUÉS del alta de mi hermano del hospital psiquiátrico.  ¿Por qué ocurrió esto? Como de costumbre por procesos burocráticos absurdos.  Hasta el día 29 de Octubre fue valorado de nuevo por un psiquiatra en el hospital Tacuba, se hizo un cambio de medicamento y si, el médico advirtió a mi padre que podría tener una nueva crisis psicótica, que ocurrió 24 horas después de la cita.

Desde la mañana del viernes intentamos trasladarlo a un hospital, dado que comenzó de nuevo su autoagresión y la agresión a todo aquel que intentara controlarlo. ISSSTE Urgencias, Cruz Roja de Cuatitlan Izcalli se negó a trasladarlo en ambulancia al hospital más cercano, porque textualmente, dijeron “no había sangre°. De manera peligrosa tuvo que ser trasladado en taxi hasta el hospital 1 de Octubre porque el más cercano que era del Hospital Bicentenario en Tultitlan ni siqueira contestó el communtador de urgencias para saber si tenían forma de controlar está crisis en la que lleva ya 4 días.

Mi hermano hoy, 1 de Noviembre de 2015, está completamente sedado. El personal del hospital 1° de Octubre, no tiene el entrenamiento y capacidad para hacer algo más que sedarlo. Los pocos momentos que ha estado despierto, ha intentado escapar, en uno de ellos dónde yo le di comer, se arranco la venoclisis y logro desamarrase para tratar de escapar poniendo en riesgo a los adultos mayores que están en las camas que lo rodean.   En el estado en el que se encuentra es probable que agreda al personal médico, de enfermería y por supuesto a los pacientes que encuentre a su paso.

Es URGENTE trasladarlo a un hospital psiquiatrico, el problema aquí es que a pesar de la documentación que avala que tiene una vigencia de derechos HASTA 2099 estamos a la espera de un sello de vigencia. Si, como leyeron, Una vigencia de la vigencia de derechos, para autorizar su traslado.   Mientras tanto mi hermano permanece en una cama de urgencias. Hemos hecho todo lo posible administrativamente en estos momentos para el traslado pero “como es puente”, no ha recibido una valoración psiquiátrica 4 días después de su ingreso.

Dadas las circunstancias, no me queda más que hacer publicamente responsable al personal administrativo del ISSSTE por todas las lesiones que pueda autoinfringirse mi hermano, por su carencia total de un psiquiatra de guardia en un hospital de tercer nivel, sin contar claro el tramite totalmente absurdo de la vigencia de la vigencia.

UPDATE 4 de Noviembre:

El psiquiatra bajó de los cielos hasta urgencias hasta el 3 de Noviembre, no’mas para decir que si, hay que trasladarlo. Ahora resulta que el hospital Fray Bernardino no tiene camas disponibles, y nos ofrecen trasladarlo al hospital Samuel Ramírez Moreno en Valle de Chalco. La verdad es que pedimos que el IMSS dónde también derechohabiente mi hermano, viniera echarle un ojo, y digo pedimos porque las dulces criaturas del personal administrativo del hospital 1 de Octubre, dice que no tiene relaciones institucionales con sus vecino de enfrente, literalmente los tienen de vecinos.

Pretendían que pidieramos el alta voluntaria y que nosotros lo traslademos a las instalaciones del IMSS ¿Será que creen que vamos a poner en riesgo a más gente no’mas porque no quieren trasladarlo en ambulancia?  No hemos tenido mucho tiempo para hacer los tramites, quejas, y denuncias pertinentes,  y aprovecho este hueco desde la sala de urgencias, para contarles en que va el asunto.

Nada más una cosa les digo ISSSTE, están violando la nueva ley de protección a autistas vigente, leeanla, bien, porque les juro que me voy a encargar que se la tatúen en la memoria.  Si les da hueva buscarla, leanla aquí, les ahorro la molestía. http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5390948&fecha=30%2F04%2F2015 

Finalmente se ha autorizado la orden para su traslado, que aquí se las vengo a postear. Al hospital de Valle de Chalco. Solo es para que lo estabilicen, porque la verdad,mi hermano necesita si o si, supervisión psiquiátrica.12219402_10153790309012783_5858386325561111119_n

Ahora lo que no entiendo son las siguientes cuestiones:

  • ¿Por qué un hospital de tercer nivel de atención, no tiene un psiquiatra de base en urgencias?  No creo que mi hermano sea el único caso psicótico que llegue a la sala.
  • ¿Por qué se requiere una vigencia de la clínica de atención primaria cuando se cuenta con una vigencia extensa hasta 2099?

Mi hermano eventualmente regresará a su atención normal al ISSSTE, Con estos antecedentes y el desconocimiento total a la nueva ley de de protección a personas con condición de espectro autista, especialmente al párrafo VII de la sección primera que dice:

” Contar con los cuidados apropiados para su salud mental y física, con acceso a tratamientos y medicamentos de calidad, que les sean administrados oportunamente, tomando todas las medidas y precauciones necesarias;”

Después de 6 días amarrado en una sala de urgencias, casi completamente sedado porque no se presentó a valorarlo antes un psiquiatra es obvio que fue una violación total a las garantías de mi hermano Leonardo. Sin contar el riesgo que representa para otros pacientes en estado psicótico.

¿Es falta de presupuesto, voluntades o simplemente  hacer que la opinión pública voltee a verlos para que se pongan a chambear?

ISSSTE, les juro que me van a ver hasta que este resuelto esta situación para mi hermano y otros muchos pacientes autistas a los que atienden.

Mi celular es 553592 2248, mi correo electrónico personal es minervaoatenea@gmail.com, poseo todos los documentos que avalan este post.

Minerva o Atenea 11 años es

Me pega y sabroso.  Este blog, hoy cumple una década más uno on line.  Hace unos meses cumplí 28 años, la edad que le dije a Blogger -cuando este changarro aún estaba en blogger- que tenía para que me dejara escribir a gusto mis tarugadas.

En este tiempo, me he divertido como enana y he probado cosas que ni me atreví a soñar cuando era ternurita de adolescente que se sentaba a escribir en el parque en lugar de entrar a su espantosa clase de Matemáticas IV.  Me pega saber que ya pasaron 13 años desde que entre a la preparatoria. Que mi sobrina más grande tiene un año menos que este blog.  Que se han ido personas importantes de mi vida, y ya no me duele dejarlas atrás, o allá dónde me están esperando cuando se acabe esta existencia humana.  En 2 años voy a cumplir 30 años… verga.

Mi balance de vida no va nada mal, estoy bien feliz de haberme salido con la mía en las cosas que siempre he querido hacer, hay otras en las que voy extraordinariamente lenta, especialmente en las personales, pero,  la verdad, es que soy reacia al cambio, no me gusta para nada darme cuenta que las cosas cambiaron radicalmente, termino por adaptarme pero, no, no me fascina.

Mis papás me pusieron Minerva, supongo que un nombre así de fuerte tiene un peso que me hará muy fuerte si, pero ¡Ah que bruto! Como me ha costado berrinches para adaptarme a los cambios.  Be Tronic, mi pequeña criatura va por su tercer año de operación como revista digital en Septiembre. Hace un año que no le contesto un solo mail a alguien que me enseñó mucho de la vida y de los show biz, pero que también me causo mucho daño emocional, físico y hasta económico. Osea, en resumidas cuentas lento, pero he ido adaptándome a las nuevas circunstancias.

Hay nuevos minions en la redacción de Be Tronic, me parece increíble como una pequeña variación de edad hace la diferencia entre experiencias.  Ellos no vieron en operación un monster club como el Root’s Magic Club que era como segundo hogar. Pero si les ha tocado la fiebre del festival electrónico en México. Sin contar que sus ídolos djs me parecen lamentables. Pero bueno, a mi si me ha tocado carne de calidad que ellos o bien o no han descubierto o simplemente no les va a tocar.

11 años de mi vida dedicados a escribir en este rincón de  Internet que representan:

    • 1 371 posts. Si estuvieran impresas sin problema serían más de una tesis universitaria.
    • Haber trabajado en la empresa en la que siempre quise estar al lado del que fue mi mejor amigo, maestro y el hermano mayor que la vida me puso el tiempo necesario para aprender lo que necesitaba de él: Benjamin Hernandez “B-jay”
    • Ser la fuente para un libro, no, no estoy exagerando a las pruebas me remito.Media soundPor cierto lo pueden comprar aquí. 
    • Escribir para Dj Mag México mientras existió y haber hecho entrevistas como esta, que no están ustedes para saberlo  pero es de mis trofeos de guerra más apreciados. IMG_20140819_140848 IMG_20140819_140929 (2) IMG_20140819_141045 (1)
    • Pase de ser la fan que se tomaba fotos con su dj favorito, a ser quién los entrevistara. photo_2015-08-18_01-15-48Entrevista Chus and Ceballos
    • Ver mi nombre en grande en la pantalla de los proyectos que más he querido en esta vida.

  • Recordar mi historia cada que me haga falta a través de la que fui  en mis propias palabras
  • Ayudar a crecer a mis criaturitas del señor. Más de uno ya está haciendo las suyas solo en esta viña del señor que le llaman música electrónica y en grande.

De este blog, han salido las ideas y sueños más descabellados, que alguien oportunamente me ha ayudado para hacerlo realidad.  Pero en más de una década  tengo una deuda pendiente, una fiesta en forma para celebrar la vida de este, mi proyecto más antiguo en la vida y es hora de remediarlo.

 

Muchas veces me han preguntado quién soy. Solo una clubber y melomana confesa. Blogger que padece seriamente de sus facultades mentales. Que ama con locura y con pasión haber sido y continuar siendo parte de la evolución de la música electrónica en México.

En 1987 nací yo, en hospital de Lindavista. Este blog también nació allí junto con muchos de los sueños que he tenido en placer de ver hacerse realidad. Falta mucho, verdaderamente muchísimo para crear una autentica escena electrónica en México, pero dentro de todo me alegra mucho saber que desde hace más de una década he puesto mi granito de´arena para construir lo que las siguientes generaciones van a poder disfrutar.

Pero mientras eso ocurre Minerva o Atenea 11 años es y a mucha honra.

El soundtrack importa tanto como el argumento.

Las últimas dos semanas, la vida a través de mis amigos me ha hecho voltear a ver en mi misma cosas que parecían superadas. No le tengo miedo a la muerte, la conozco de frente y llevamos muchos años coqueteandonos la una a la otra. El conocerla, el saber cerca a la calaca me ha hecho aventarme a experiencias nada convencionales en todos los sentidos.  A final de cuentas la vida humana es un como un mandala, hermosa pero perenne. En un segundo 70, 80, o 90 años de existencia se terminan exactamente igual que cuando pasas la mano sobre un mandala hecho de gis o acerrín.

Estamos aquí para tener una serie de experiencias y aprender a superarlas. Me divierte mucho la gente que cree que va encontrar todas las respuestas en un sistema, en una religión, o en un libro. Nahhh,  la comprensión humana de lo “divino” es mucho más simple y oscuro, se trata de conocernos a nosotros mismos,  en tomar decisiones y asumir las consecuencias.

Hay quienes nunca son capaces de tomar una decisión  y van por la vida culpando al pasado y a todo aquel que se cruza en su vida por esas decisiones que toman. Y además no solo los culpan si no que van por ahí pensando siempre en lo que habría pasado si hubieran tomado otro camino.

La muerte… ¿Cómo cambia el sentido del camino que elegimos no? Fui una niña muy enfermiza, insisto la he sentido de visita tantas veces que no me da miedo, solo me hace girar drásticamente mi camino de vez en cuando. Por que si bien no le tengo miedo a ella, si al tiempo, a veces siento pánico de que no tener tiempo para vivir todas las experiencias que quiero.

Parte vital en mi, es la música. Yo sin música electrónica francamente no puedo vivir. No soporto un solo día sin que me acompañe un buen soundtrack.  Necesito que los beats acompañen mi vida, y si, también mis decisiones.   Las rolas que escuchas hablan igual o más de quién eres como tus acciones.

He visto como grandes talentos, no solo tienen en común un historial cultural, o de vida similar, suele pasar que las mentes más divertidas y sabrosas también tienen una serie de gustos musicales que dices ¡Ay guey!  Parte de la historia que dejas en el mundo tiene mucho que ver con la música que te hace vibrar la sangre en las venas. ¿Por qué? Es bien simple, igual que el resto del universo somos también vibración y nos atraen las vibraciones similares a nosotros.

Yo, personalmente, soy de de ese tipo de malas personas que juzga por el tipo de música que escuchas.  Por ejemplo, si escuchas la mayor parte de tu tiempo cosas espantosas, simples y de fácil venta, dudo mucho que tengas un amplio bagaje cultural, puede que tengas una serie de prejuicios babosos, y nunca hayas salido a explorar más allá de tu mundo nada más porque todos te dicen que no es correcto.

¿Qué crees que dice de ti la música que escuchas? ¿Qué te dice de ti a ti mismo?  Igual que una pelicula el soundtrack de nuestras vidas puede arruinar o ensalzar el peso de nuestras palabras, acciones y de lo que de verdad importa en esta vida.

Decisiones, valores, gustos, todo cuenta cuando vamos haciendo nuestro mandala personal, y cuando lo hagas, por el amor de del Dios en el que creas, acompañalo de la mejor música  que puedas, no solo esa que solo sirve como ruido de fondo.

 

Meditaciones de media noche Vol. 15 creo…

Paso muchas noches sin poder dormir,  no sé, por más que lo intento me atrae mucho más la vida cuando cae el sol, que mientras esta a todo lo que da.  Leyendo textos en fanpages de facebook, leyendo twits cada vez más sosos en twitter… me da cierta nostalgia de cuando escribir en un blog era mal visto y no bien cool gooooooooooooey.

¿A qué hora las estrellitas de plástico comenzaron a invadir estos terrenos fértiles? Si, la verdad, me fascina la oportunidad que acercan las tecnologías de la información a todo aquel que se atreva a tomarlas. Pero no deja de sorprenderme ¿Cómo llego tanto pendejo?  Y es que la verdad, hay muchos “famosos” cuya única gracia es leer más o menos bien lo que ellos mismos se escriben en su prompter para grabar vídeos.  Hay otros tantos que se las dan de “medios de comunicación” cuando la neta no entienden ni lo que están diciendo.

Extraño esa época en la que costaba un poco más de trabajo publicar aquello que traías en la cabeza. Así fuera una reverenda estupidez, ahora es bien fácil ponerlo en facebook sin pensar demasiado en las consecuencias.

Ayer, estaba hablando con una compañera de la prepa, y como le sorprendía que alguien “importante” -ya sea un secretario de estado o el director de una compañía- no tenían twitter, y me sorprendí contestándole que no todo el mundo aguanta el tener una vida pública on line.  Me sorprendió sobremanera que no supiera que tener una vida digital “pública” es una elección, que tiene consecuencias para bien o para mal. Consecuencias que para algunos pueden ser tremedamente serias.

¿Por qué da por hecho que todos tenemos que estar en la red?  Vamos, cuando comencé a escribir en este changarro hace ya más de 10 años estaba perfectamente consiente de los riesgos que implicaba exponer mi vida en la red. ¿Por qué no se da cuenta que también se expone al estar en facebook? ¿En twitter? O la red social de su preferencia.

¿A qué  le estamos apostando?  ¿A las publicaciones que pasan de moda pero continuarán indexadas por los siglos de los siglos amén? En Facebook sobretodo es muy fácil perderse en la inmediatez de los likes, y que la emoción te deje llevar. Si en 5 años te encuentras con tu timeline ¿Vas a estar a gusto con la persona que fuiste? Hasta ahora la red no da derecho a olvidar lo que publicaste. En 5, 10 o 15 años lo que escribiste, lo que publicaste estará ahí, y no solo a tus ojos si no a los de cualquier curioso que se pregunte quién eres.

¿Puedes con esa carga? Si la respuesta es No, mejor no publiques nada, borra tus perfiles y retirarte a un monasterio. Estar en internet, que tu nombre se pueda googlear, que casi cualquier persona sepa quién eres y que piensas. Peor aún que pensaste y que hiciste…

Extraño la época en la que en los blogs había más que tips de moda, extraño las historias cotidianas de alguien como Salvador Leal o Agustín Fest. Extraño hurgar en los pensamientos de Noesh. Extraño la sabrosura de Big Blogger o los exprimentos de metatextos. A pesar de que ahora es más fácil escribir, nos perdemos de repente en un mal de  vídeos y memes que la neta solo son sonrisas fáciles. ¿Y la carne? ¿Dónde quedó la carne de mi asador?

En 2 años y 3 meses voy a cumplir 30 años, ya aprendí a asumirlo -en parte porque tengo amigos que afortunadamente son más viejos que yo y siempre seré por lo menos 8 años más joven que ellos-, pero no sé, si algún día tengo hijos, me gustaría que leyeran historias de verdad, de corazón, no solo como las que aparecen en el timeline de facebook cada dos segundos.

Tengo nostalgia de las neuronas y los talentos de hace unos años. De aquellos que necesitaban escribir para sacar el estrés o los conflictos que había dentro de sus almas.  Extraño con toda el ama esos textos que marcaban de verdad y no solo a los gatitos de sonrisa fácil de facebook. Ahh no sé, tal vez sea que me estoy haciendo más ruca de lo que me gustaría reconocer.

Eso te ganas cuando te adelantas mucho a tu generación. Hace 10 años, yo tenía 17, y decidí que era más divertido escribir para que alguien lo leyera a qué se quedara por los siglos de los siglos en un cuaderno en el rincón de mi cuarto.

A los 17 me parecía que era mejor jugar a rockstarear en la red, que solo imaginarlo. Todavía no sé si fue una gran valentía o simplemente la estupidez adolescente. Pero la verdad, es que a los 17, aprendí lo que algunos otros están aprendiendo ahorita. Tomé lecciones avanzadas de algunas cosas, pero en otras… simplemente no llegue a la clase.

Todo tiene un precio, a mi me gustó sacrificar mi vida y desarrollo “normal” por la necesidad de que alguien leyera lo que traía en el alma. Por buscar la forma de llegar hasta dónde necesitaba para ir por mis sueños. Se me olvida que tomé lecciones avanzadas y para la gente normal, que apenas llega es complicado de entender.

Si, a veces se me olvida.

 

Un año después

8433926608_02d90177a2_z

Hoy estoy en el lugar dónde comenzó hace un año uno de esos cambios radicales en mis ahora 27 años de vida. Desde algún lugar de la Colonia del Valle en el edificio en el que siempre quise vivir. Las cosas que dejé aquí, están por ser empacadas muy pronto hay que regresar a casa. Un año en el que tuve que aprender a madrazos una vez más quién era  yo misma.

No están ustedes para saberlo pero yo si para contarlo, pero me tocó abrir la caja de Pandora: la de mis emociones, por muchos años decidí que era buena idea guardarlas en un rincón dónde no me estorbaran, funcionó bien mientras aprendía lo que quería aprender, pero hace casi un año hubo algo y un alguien que sin querer me sacudió lo suficiente para que sin querer saliera de un rincón enmohecido esa caja que guarde en el rincón más oscuro de mi misma. Ese dónde también estaban las cosas que prefiero no recordar muy seguido.

Me tomó un año y yo creo que me tomará aún más tiempo aprender que eso que estaba en la caja no eran los demonios más grandes de mi propia apocalipsis. Esos que me detuvieron, que frenaron muchas cosas, y es que aún no sé manejarlos. Me salté esa clase que los demás aprenden durante la preparatoria supongo.

 Siento que me estoy despidiendo de una gran etapa de experimentación,  se muy bien, finalmente que es lo que quiero. Y cómo lo quiero, lo que sigue dependerá de un poco de ayuda del Destino y de la gran banda de amigos que me ha puesto en el camino. Tengo que pedir disculpas sobre todo a quiénes en mi afán por probar les he quedado mal.

Vi el amanecer desde el balcón y regresé a terminar este post a la que fue mi cama.  Lo que sigue me asusta pero no me voy a permitir que me frene de nuevo…. es tiempo una vez de un cambio radical. A ver que me encuentro en la siguiente puerta.