Archivos de la categoría personal

De Fama y Popularidad

Desde hace tres años, es decir desde que comencé a trabajar, en mi vida han cambiado muchas cosas. Pero allá afuera, el mundo también ha decidido cambiar.

Lo he dicho muchas veces, pero lo repito,  tengo un singular desprecio por los gobiernos Perredistas que han invadido a la Ciudad de México, desde que, por su maldita culpa, muchos de los espacios dedicados a la música electrónica, sin olvidar festivales y otro tipo de puestas de este género, nada más, por sus huevototes.

Créanlo o no, eso me afecta y mucho. Saber que lo que más quiero en esta vida, se está yendo, lentamente a la chingada, es como si a mi también me estuviera llevando.

Hace unos días, como leyeron en este, malsano blog. Se entregaron los premios al Top 100 de Dj Mag. Y si, otra vez ganó Armin, que ese no es el punto.

Mi pregunta es ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Por qué las nuevas generaciones votan, literalmente por la misma fórmula gastada de hace casi 10 años? , y siguen pensando en que no hay nada mejor en este cochino mundo.

¿Por qué las nuevas generaciones no tienen ganas de investigar? No sé si lo han notado, pero entre más jóvenes, más p… Si no me cree, pregúntele a su puberto o adolescente de confianza por qué escucha a David Guetta, por qué baila Tecktonic. Es más si su, mocoso de confianza no sabe que contestar, es que si querido lector, su pequeño esperpento se está convirtiendo en un  wannabe.

Seres que están ahí, por qué es cool, está de moda, o porque todo mundo está ahí. Da lo mismo si es música, arte o qué se yo. Les vale madre el fondo, la forma, las reglas estéticas, la forma de trabajo, el mensaje, están ahí, porque el mundo dice que es cool, estar ahí.

También estoy cansada de lidiar con tanto wannabe en todos los niveles y de todas las edades.

En mi pequeño mundo, cuando todo giraba en torno a la blogosfera, antes de que tuviera cédula fiscal y entendiera por qué 24 horas al día no son suficientes para hacer todo lo que tienes que hacer. No recuerdo haber visto tanto wannabe en la red, ni en la vida real.  Falta de identidad y de creatividad…

Otra cosa que me tiene hasta la madre, es la inseguridad en mi hermosa Ciudad de México. Digo, siempre ha sido insegura, pero en este año, me han tocado dos episodios de inseguridad, lo suficientemente rudos, como para hacerme dudar salir de mi casa.

Mi mayor miedo siempre han sido los muertos. ¿Ahora también deben darme miedo los vivos? Maldita sea.

En suma,cargar todo eso durante tres años, más estrés y otras tarugadas que no vienen al caso mencionar, me tienen permanentemente en un estado entre la expectación y el estrés, que lo único que han logrado, es mermar más mi salud de lo que ya estaba. Entiendo que no todas las cosas tienen que ser un placer, pero, debería haber algo para que las cosas no sean un martirio.

Ya casi se acaba el año, y con el, espero también que se terminen muchas cosas que me están matando. Si, de vez en cuando lloro como niña, porque no he dejado de serlo. Tal vez por eso cosas tan simples como esta no dejan de gustarme y alegrarme el día.

 

P.D. Todos tenemos derecho, de vez en cuando a un episodio EMO.

Sueños

P1110538, originalmente cargada por minervaoatenea.

Si, no voy a negarlo es muy bonito soñar. Despertar por la mañana y recordar, con una sonrisa, eso que tú, y mi tío Morfeo saben.

En los últimos meses, he vuelto a recordar mis sueños después de levantarme – a chingadazos- de la cama. Hace, como dos años, que no me pasaba eso.

Hay gente y lugares, que aún no conozco,. Y digo aún, porque, suele pasar, que, años antes de que me presenten a tal persona, ya ha estado conmigo, al menos en el mundo onírico. ¿Así o más raro?

Pero los sueños, también son pesadillas, y mi mente, tiene la mala costumbre de recordarlas a detalle. Pero no fuera David Vendetta, porque ese siempre se le olvida.

Una de mis pesadillas favoritas, es perder un vuelo. Digo, nunca me ha pasado, y espero, nunca me ocurra. En esta pesadilla, hay un hombre que no tengo ni la más remota idea de quién sea, que me persigue, primero por todo México, luego no se por qué, acabamos en el aeropuerto de Bélgica, dónde logra atraparme porque, justamente perdí un vuelo, y pregunta por un bebé, no sé de quién…

En el viaje de ida a Monterrey, como no dormí en unas 36 horas a propósito, me distraje viendo la ventana y esta escena, tal cual, es la que he visto muchas veces, en mi pesadilla favorita.

Diría que me dio pánico, pero la neta no, solamente, fue un encuentro parcial con el Destino. Otro de mis cuates al qué le encanta jugar conmigo.

Hace casi 10 años, soñaba con salirme con la mía, ahora, ya que lo hice… no sé bien a bien que sigue. Lo único que sé realmente, es que esto se está poniendo muy divertido, el único problema, es no pasar el tiempo que debería con mi tío Morfeo, a ver si no se enoja y me deja de visitar por las noches