Archivos de la categoría Sin categoría

Copyright o la extinción de los dinosaurios

Hace rato hablando con un amigo, nos pusimos a disertar acerca de la piratería, tema, por supuesto que toca fibras tremendamente sensibles en mi. Después de hablar, hablar y hablar y además de pensar estrategias para mantener a las disqueras grandotas a flote por lo menos –o dinosaurios- pensé… “Trato te arreglar el mundo cuando solo soy una mortal”

Es frustrante saberte en esa situación, sobre todo, cuando tienes un singular amor por cada disco “tuyo” hasta cierto punto te sientes parte de un proyecto tan solo con ser de los primeros en escucharlos (véanse Fase, Belanova, Sussie 4, Kinky por citar algunos).

Te duele tanto ver uno piratota cada dos cuadras, y peor a un alguien que los compra… Tal vez esa parte de la solución contra la piratería hacer a la gente acercarse tanto a un proyecto como para hacerlo sentir suyo a tal grado de no soportar un plagio de ese tamaño. Y también por otro lado hacer (nos) pensar en el daño provocado hacia nosotros, a final de cuentas se trata de un sector de la población medianamente importante y no precisamente por el capital manejado.

Por cierto aplaudo las campañas tanto del gobierno federal como del sector privado, por realizar precisamente eso. Escuchó quejarse tanto a tanta gente por nuestro país, pero, cuando les preguntas qué hacen ellos… dicen “pues apoyar”….

Si se le puede llamar apoyo a consumir productos de pésima calidad además de chinos, discos piratas, libros… todo por “ahorrarse una lanita”, simplemente mi hígado no lo tolera. Ver precisamente como somos parte del problema, decir tantas cosas en contra de nuestro gobierno, bueno, en ocasiones se lo merece. Yo aun no soy legalmente responsable, así es técnicamente un problema fuera de mi alcance.

Técnicamente, no solo es la política, también nuestras actividades de todos los días, y los empleos de gente conocida están en un hilo, por su, tu, mi y nuestra culpa. Como bien dicen, en tus manos esta cambiar el mundo, si comienzas contigo.

¿Qué piensas?

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡DILO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

A propósito de ello en la sónika de hace dos meses, hay un loco, loco espectacular acerca de ello.

Si no sabes “¿Qué diablos es la sónika?” da click aquí

Ayer escribí un post

En dónde dije “mis amigos no pelan esta página… soy la rara del grupo” Y me contestaron en frío. Pero tienen razón, hasta cierto punto no puedo exigirles que estén pendientes de tooooooodas las cosas dichas, hechas y prometidas por su servilleta. En la diversidad se encuentra la esencia humana ¿no es así?

En mi mente –como creo es en las demás- siempre hay ideas atormentándola, ideas a fin de cuentas. No puedo pedirle a nadie “entiéndelas”, en ocasiones ni yo misma lo hago. Debo una disculpa, y +mas que pedir perdón, una palabra desterrada de mi vocabulario normal, -enseguida explico- u olvido… bueno, ya lo dije no puedo pedir nada, soy mortal a final de cuentas, peor aun una humana en crisis existencial intermitente.

“El perdón es la llave de la infelicidad” Lo es, porque cuando pides perdón entre línea esta pedir el olvido, lo que nos deja, en el mismo punto. Yo, no perdono y tampoco olvido, no pido para mí eso exilado de mi vida a los demás, sería incongruente, e irresponsable de mi parte.

Si duele cuando los tienes a un lado y están mejor observando la página de “la mano peluda” que leyendo tu blog. Es un mundo dónde existe la libertad.

Los querré igual que siempre, tarde o temprano lo dejas en un rincón menor de tu hígado… pero hoy, no es ese momento. Y qué mejor que las palabras de:

“¿Sabías que en la cantera de piedra caliza donde construiremos la planta se ha descubierto un yacimiento taíno de hace más de dos mil años? En el tope del monte hay un conchero lleno de retacería de cerámica y hasta se han descubierto varias hachas petaloides. Saló publicado un artículo sobre el asunto en el diario La Prensa. El Smithsonian Institution acaba de informarnos que está interesado en financiar una excavación, porque sospecha que hay muchas más de valor arqueológico. Si decides venir a trabajar con nosotros, podrías hacerte cargo de los trabajos y vigilar que no se roben nada”. Era sólo una corazonada, Aurelio se acababa de inventar el cuento; pero no era del todo improbable. Hacía sólo unos días acaban de encontrar el rastro de varios peces fosilizados entre los pedruscos arrancados a la montaña por las mandíbulas de la grúa, y pensaba mostrárselo a un arqueólogo. Ente los amigos que Ulises y él tenían en Washington D.C. seguramente aparecería alguno que pudiera echarles un vistazo.

Tío Roque se quedó mirando a Papá “¿De veras?, le preguntó con ojos brillantes. ¿Eso me encantaría Estaría dispuesto a construir la planta si prometen que me dejarán supervisar la excavación del yacimiento taíno.”

Vecindarios excéntricos

Rosario Ferré

“Aunque empeñado en mi búsqueda, era agradable pensar, que, durante una hora, padre e jija subían al cabriolé y dejan ese lujo civilizado, únicamente para pasear por las riberas del Sena, parar el puente del Barrio Latino y vagabundear por esas calles más angostas, más oscuras, a la búsqueda de la Historia y no de víctimas. Luego retornábamos al reloj palpitante y a los morillos de latón y a as cartas de azar sobre la mesa. Libros de poetas, el programa de una obra de teatro y, alrededor de todo, el zumbido suave del gran hotel, los distantes violines, una mujer que hablaba con una voz rápida y animada por encima del sonido de un cepillo de pelo; y un hombre, allá arriba, en el piso más alto, repetía una y otra vez al aire nocturno:

-Comprendo, estoy empezando a comprender, estoy empezando a comprender…

-¿Te gusta de este modo? –preguntó Claudia, quizá para hacerme saber que no se había olvidado de mí porque ahora pasase las horas en silencio; no se hablaba de vampiros.

Pero algo estaba mal. No se trataba de la antigua serenidad, el ánimo pensativo que es el recogimiento. Era una meditación intranquila, una insatisfacción latente. Y aunque desparecía de sus ojos cuando yo la llamaba o le contestaba, la furia parecía acumularse muy cerca de la superficie.

-Oh, tú sabes cómo me gustaría –le contesté, persistiendo en el mito de mi propia voluntad –alguna buhardilla cerca de la Sorbona, lo bastante cerca del alborot de la rue St. Michel, lo suficientemente distante. Pero fundamentalmente me gusta esto, que te gusta a ti.

Pude ver que se crispaba mirando por encima de mí como diciendo “No tienes remedio, no te me acerques demasiado; no me preguntes lo que yo te pregunto: ¿estás contento?”

Mis recuerdos son demasiado claros, demasiado agudos; las cosas debieran gastarse en los bordes y lo irresoluto debería suavizarse. De ese modo, hay escenas tan cerca de mi corazón como fotos en un marco; sin embargo, son retratos monstruosos que ningún artista ni ninguna cámara jamás lograrán; y una y otra vez, veo a Claudia al borde del piano, la última noche en que Lestat tocaba, preparándose a morir; y la cara de Claudia cuando él la provocaba, esa contorsión que de inmediato se convertía en una máscara; la atención le podría haber salvado la vida a Lestat si, de hecho, estaba muerto de verdad”.

Anne Rice

Entrevista con el vampiro

Ahora ya es obvio, también soy FAN de Anne Rice.

Nunca falta!!!

Hoy es el cumpleaños de alguien, por tanto además de lo que ya me pasó, tengo una razón más para estar de malas. Yo soy la clásica que le tiene envidia a todo aquel que cumpla años… no importa si es mi abuela, el perico (uno que hable y sea verde).

Se llama Marco Alfonso, no tengo la menor idea de cuantos cumple, pero los cumple.

¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!!



Aunque

¡¡¡VAS CUMPLIR CUARENTA ANTES QUE YO!!!

Esto solo me pasa a mi!!!

Aunque por momentos lo parezca, no soy ñoña,Prueba de ello son mis asquerosas calificaciones del ciclo pasado, con una horrenda pena tengo que confesar: REPROBE SEIS MATERIAS. Ya lo se provoco pena ajena pero ahi no termina el asunto.

Según yo, tenía exámen de dibujo a las dos de la tarde, cierto, era correcta la hora, ¡PERO NO EL DÍA, FUE AYER!

Me siento mal, alguien, diga algo favor