Archivo de la etiqueta: old blogger

Meditaciones de media noche Vol. 15 creo…

Paso muchas noches sin poder dormir,  no sé, por más que lo intento me atrae mucho más la vida cuando cae el sol, que mientras esta a todo lo que da.  Leyendo textos en fanpages de facebook, leyendo twits cada vez más sosos en twitter… me da cierta nostalgia de cuando escribir en un blog era mal visto y no bien cool gooooooooooooey.

¿A qué hora las estrellitas de plástico comenzaron a invadir estos terrenos fértiles? Si, la verdad, me fascina la oportunidad que acercan las tecnologías de la información a todo aquel que se atreva a tomarlas. Pero no deja de sorprenderme ¿Cómo llego tanto pendejo?  Y es que la verdad, hay muchos “famosos” cuya única gracia es leer más o menos bien lo que ellos mismos se escriben en su prompter para grabar vídeos.  Hay otros tantos que se las dan de “medios de comunicación” cuando la neta no entienden ni lo que están diciendo.

Extraño esa época en la que costaba un poco más de trabajo publicar aquello que traías en la cabeza. Así fuera una reverenda estupidez, ahora es bien fácil ponerlo en facebook sin pensar demasiado en las consecuencias.

Ayer, estaba hablando con una compañera de la prepa, y como le sorprendía que alguien “importante” -ya sea un secretario de estado o el director de una compañía- no tenían twitter, y me sorprendí contestándole que no todo el mundo aguanta el tener una vida pública on line.  Me sorprendió sobremanera que no supiera que tener una vida digital “pública” es una elección, que tiene consecuencias para bien o para mal. Consecuencias que para algunos pueden ser tremedamente serias.

¿Por qué da por hecho que todos tenemos que estar en la red?  Vamos, cuando comencé a escribir en este changarro hace ya más de 10 años estaba perfectamente consiente de los riesgos que implicaba exponer mi vida en la red. ¿Por qué no se da cuenta que también se expone al estar en facebook? ¿En twitter? O la red social de su preferencia.

¿A qué  le estamos apostando?  ¿A las publicaciones que pasan de moda pero continuarán indexadas por los siglos de los siglos amén? En Facebook sobretodo es muy fácil perderse en la inmediatez de los likes, y que la emoción te deje llevar. Si en 5 años te encuentras con tu timeline ¿Vas a estar a gusto con la persona que fuiste? Hasta ahora la red no da derecho a olvidar lo que publicaste. En 5, 10 o 15 años lo que escribiste, lo que publicaste estará ahí, y no solo a tus ojos si no a los de cualquier curioso que se pregunte quién eres.

¿Puedes con esa carga? Si la respuesta es No, mejor no publiques nada, borra tus perfiles y retirarte a un monasterio. Estar en internet, que tu nombre se pueda googlear, que casi cualquier persona sepa quién eres y que piensas. Peor aún que pensaste y que hiciste…

Extraño la época en la que en los blogs había más que tips de moda, extraño las historias cotidianas de alguien como Salvador Leal o Agustín Fest. Extraño hurgar en los pensamientos de Noesh. Extraño la sabrosura de Big Blogger o los exprimentos de metatextos. A pesar de que ahora es más fácil escribir, nos perdemos de repente en un mal de  vídeos y memes que la neta solo son sonrisas fáciles. ¿Y la carne? ¿Dónde quedó la carne de mi asador?

En 2 años y 3 meses voy a cumplir 30 años, ya aprendí a asumirlo -en parte porque tengo amigos que afortunadamente son más viejos que yo y siempre seré por lo menos 8 años más joven que ellos-, pero no sé, si algún día tengo hijos, me gustaría que leyeran historias de verdad, de corazón, no solo como las que aparecen en el timeline de facebook cada dos segundos.

Tengo nostalgia de las neuronas y los talentos de hace unos años. De aquellos que necesitaban escribir para sacar el estrés o los conflictos que había dentro de sus almas.  Extraño con toda el ama esos textos que marcaban de verdad y no solo a los gatitos de sonrisa fácil de facebook. Ahh no sé, tal vez sea que me estoy haciendo más ruca de lo que me gustaría reconocer.

Eso te ganas cuando te adelantas mucho a tu generación. Hace 10 años, yo tenía 17, y decidí que era más divertido escribir para que alguien lo leyera a qué se quedara por los siglos de los siglos en un cuaderno en el rincón de mi cuarto.

A los 17 me parecía que era mejor jugar a rockstarear en la red, que solo imaginarlo. Todavía no sé si fue una gran valentía o simplemente la estupidez adolescente. Pero la verdad, es que a los 17, aprendí lo que algunos otros están aprendiendo ahorita. Tomé lecciones avanzadas de algunas cosas, pero en otras… simplemente no llegue a la clase.

Todo tiene un precio, a mi me gustó sacrificar mi vida y desarrollo “normal” por la necesidad de que alguien leyera lo que traía en el alma. Por buscar la forma de llegar hasta dónde necesitaba para ir por mis sueños. Se me olvida que tomé lecciones avanzadas y para la gente normal, que apenas llega es complicado de entender.

Si, a veces se me olvida.