Antes de que se me vaya el valor

Hace como seis años, cuando era más pequeña, pero no más pendeja, bueno, igual y sí, me pasaba largas horas de la noche, encerrada en mi cuarto, como ahora, nada más que sin ordenador o música hasta hartarme como ahora.

De esas largas noches, surgieron las primeras meditaciones de media noche. So advertencia de qué están ASQUEROSAMENTE CURSIS. Si no es lo que esperabas encontrar en este blog, pues todavía estas muy a tiempo de cambiarle, pues si lo lees, ya te chingaste.

Salido desde las profundidades de mi corazón, e insisto antes de que se me vayan la fuerza para postearlo, aquí tienen.

Nuevamente, estoy pensando en tí, aún sin conocerte, en ese mundo paralelo, en el que suelo vivir, en dónde todo es real, pero intangible.

Nuevamente, te vi ahí.

Nuevamente acechando desde las sombras, a un paso del abismo, el propio, el ajeno, lo ignoro. Observando.

Un voyer que no se atreve a abrir la puerta, por temor a interrumpir la escena. Cuando podría completar, finalmente el cuadro que lleva siendo boceto, demasiado tiempo.

Sus miradas me fascinan, pero, con ellas, siento su ausencia, el enorme boquete, aún queda en mí, de ese sitio, ese sitio reservado por las parcas y los seres del Olimpo. Dónde rige el Destino y no mi voluntad.

En ese lugar, muy dentro de mi ser, existes, vives, sueñas y te lástimas.

¿Cómo decirle que pase, a alguien que se supone, no existe?

¿Cómo hacer que el mirón entre al juego, de la escena, sin torturarlo?

¿Cómo explicarle al mundo, el luto que llevo por ti, cuyos ojos ignoro, pero siento perpetuamente sus miradas?

Me haces falta, demonio de mi guarda.

Te echo de menos como un manco extraña el brazo amputado. Aunque ya no exista, aunque su carne se pudra del otro lado del planeta… Aún lo siente, aún los nervios le dicen que hay algo que no puede tocar, que no puede observar, a pesar de no ser verdad.

Pero se siente, por más que la razón reniegue, ahí esta, esa ausencia.

Lágrimas que corren por mi rostro, soñando, en qué algún día aparezca, que salgas de las sombras, que te distingas entre la gente. En algún rincón del mundo sé que te encuentras.

El problema es el dónde, cuándo y a qué hora que nunca llegan.

Parientes del Olimpo ¿Qué traman que todo es tan misterioso?

¿Qué es tan importante que no puedo ver nada?

Silencios, solamente silencios por respuesta.

Ya que lo han leído tienen varias opciones, vomitar, porque de plano no les gusto, huir a otro blog, dejar comments, o si les gusto, lloren conmigo una pena que no existe.



Fondo al momento de publicar, y fondo desde hace un enorme rato en mi vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s