Entre la lluvia

Y los recuerdos, el cansancio y las frustraciones, hoy, se me antojó una rosa. No por nada en especial, simplemente volteé a ver mi rosal, que desde hace dos años no da flores, quiero sentir sus pétalos en mi mejilla y su dulce aroma en mi nariz.

Como verán es otra de esas noches en las que no pude dormir ni tantito, las ideas no me dejan en paz, y el café ya se que no ayuda para llegar más rápido al Reino de mi tío Morfeo.

¿Será por eso que hoy se me antojó una de estas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.