Tiesto en el Foro Sol Vol. I

Ahora si va la buena! Después de haberlos hecho esperar demasiado tiempo ahí les va mi versión y me atrevería a decir que también es la versión del cuarteto de la muerte de Tiësto en el Foro Sol. Comenzare pues y me dejare un poco de tanta pendejada.

Después de salir casi en pánico de la chamba, me dijo Sandy que estaban haciendo guardia en el bar del Hotel W para ver, si Tiëstote de nuestras almas regresaba a cambiarse después de la firma de autógrafos a la que por cierto, yo no fui. Aunque, insisto Tijs no me duele tanto como la de Paul van Dyk. Al grano.

Para cuando llegué al W, mis compinches ya estaban por retirarse ya solo me esperaban a mi para largarnos al Foro Sol.

Ir a comer algo, era un requisito de ley, porque la neta, la neta, yo no había comido, además de que estaba bajoneada y muy cabrón en parte por la foto con Paul y otras chingaderas.

De ahí el recorrido a estacionar el carro de Gaby. Que sinceramente se lo deseo a mis peores enemigos además de una perdida de una hora por que ninguna se acordaba como madres llegar.

La llegada a la puerta indicada, otra puta odisea, pues estaba en remodelación la calle y a mi se me ocurrió la grandiosa idea de llevarme tacones. Para rematar yo traía mi mochila y las de seguridad afortunadamente se hicieron pendejas con el detalle y me dejaron pasar hasta el primer stand de comida donde se la encargue a una chica que no me cobro ni un quinto, me cae de madres, que todavía existe gente chida en este puto país, y en esta puta ciudad.

Cuando llegamos nos sorprendió no ver llena a un la pista, pero bueeeeeeeeeno, entre menos gueyes mejor para nosotras. Estoy intrigada por saber quienes habrán sido los dj’s que se encargaron de entrenernos un poco antes de la llegada del monstruo holandés, que por cierto estuvieron muy buenos.

Que tanto habrán metido en producción que además de las bailarinas, afortunadamente puestas en otro lado que no era el escenario, se trajeron al mismisimo azteca del Palladium. Que me lo perdí porque no veía ni madres, ese es uno de los problemas de medir 1.60.

Cerca de las once comenzó a escucharse ten seconds before sunrise con un impresionante juego de pirotecnia si no me la creen, vean esto.

La noche terminó, la primera fiesta del año, para mi, tras un chingo de pedos, se me había ido de nuevo.