3 de Junio…

Los 3 de Junio, para mi siempre son importantes.  El primero de esos, estaba a punto de cumplir 15 años, acaba de pasar por uno de esos putazos, que no le deseo más que al  más corrupto de los gobernantes de este país.  Unos meses antes había decidido mandar a la chingada a todo aquel se me atravesará en el camino. Todo aquel que dijera que NO podía hacer algo, que no podía estudiar, hacer o pensar cualquier cosa, era digno de ser sacado de mi vida permanentemente.

En esas estaba, que el regalo más grande 15 años que el Destino pudo darme fue ganarme a pulso de teclazo de llamada de teléfono unos boletos para este showcase en el desaparecido Hard Rock de la Ciudad de México.

Viendo a Darren, en medio de una bola de fans enfermas igual que yo, y tomando en cuenta que apenas 3 meses de ese día estaba  en una cama del hospital la raza debatiéndome entre la vida y la muerte,  me quedó más claro que nunca que no importaba cómo, o cuándo o de qué forma yo iba a acabar trabajando en eso que hacía que los artistas que me más me gustaban llegaran a México.

El 3 de Junio de 2003, la vida me había regalado la segunda oportunidad que no todos son capaces de soportar, la de vivir, la de vivir de ese punto en adelante como se me diera mi real y pontificia gana.  Esa noche, todos los prejuicios, todas las pseudo imposiciones morales de mi familia, de mis maestros, de la rígida educación católica a la que me sometieron se cayeron en pedazos y decidí, 1 salir del closet agnóstico, porque para mi mala suerte me han demostrado una y otra vez que hay algo más que todavía no puedo explicar, ese algo más que de entrada me mantuvo con vida, cuando se supone que yo ni siquiera debería haber llegado a ese punto de mi existencia.

El 3 de Junio de 2005, faltaban pinches 17 días para que fuera legal,  y alguien me había prometido que cuando cumpliera 18 iba a estar en todas sus fiestas… y que me la cumple. Nunca estuve preparada para el shock de mi primera fiesta,  de ese primer contacto con la música electrónica no en el papel, de frente, fue mil veces mejor de lo que imagine. El club, la decoración, el audio, los Dj’s… Si de por si estaba profundamente enamorada de la música electrónica esa noche, me acabaron de convertir en una especie de máquina que lo único que respiraba, sentía, transpiraba, digería y soñaba era algo que se media en en beats por minuto.  Salimos casi al amanecer del club, con los pies destrozados por los tacones,  pero ese cansancio al terminar una fiesta,  es el mismo que siento aún hoy cada que terminamos un proyecto o una cobertura, esa adrenalina es una de las cosas que siguen siendo capaces de acelerarme el corazón hasta las lágrimas a veces, como esta primera vez,  y además en una gran catedral de este género, que, lastimosamente, ya no existe físicamente.

3 de Junio de 2008.

Estaba yo, muy a gusto,  revisando mis comentarios en Flickr, cuando un inglés decidió comentar en esta que si yo trabajaba con ellos.  A Benjamín,  el b-jay le pareció muy buena idea después de que le pase el comentario decirme.

“Pregunta directa corazón ¿Quieres formar parte del equipo?”

Y justo en ese momento, se va la luz, y la pregunta fue en el messenger de msn (si, si ya sé, long time a go).  Benjamin cada vez se conectaba menos al messenger y sentía que si no le contestaba rápido la pregunta que llevaba esperando 5 años responder, se me iba a ir de las manos por una pendejada.  Afortunadamente los Dioses estuvieron de mi lado y llegó justo a tiempo para decirle, si, si quiero.

dj b-jay & me

Ese año,  festeje triple mi cumpleaños, estaba trabajando oficialmente en el lugar  con el que soñaba, con mi mejor amigo, y además, con este bombón, que además me cantó feliz cumpleaños.

Hoy estoy a unos días de cumplir 31 años.   Hoy, comienza una nueva aventura con mi propio equipo,  con mi propia empresa, mucho más en forma de lo que han sido los últimos 5 años de mi vida.  Valió la pena cada gota de sudor y sangre invertida a lo largo de estos años, y va a valer aún más porque ahora ya no se trata solo de mis sueños, si no los de mi gente, y de todos esos que a lo largo de los años confían en lo que digo para contar sus historias a través de la noche, y de la música electrónica.

Los 3 de junio son especiales para mi, y este 3 de junio, pero de 2018, no será la excepción, lo festejaré con mi equipo de trabajo, trabajando en su primera fecha de cobertura. Y eso, no tiene madre.

Si ustedes siguen creyendo que no tienen ni el momento perfecto, ni los recursos ni nada para hacer realidad exactamente lo que querían,  no’mas les digo una cosa, yo tampoco, pero estoy bien pinche loca como para intentarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.