El cafecito

Bien sabrán ustedes, que soy una cafeinomana confesa. No puede pasar un día desde 1999 que de menos no me eche una taza. Esta semana, además de estar inmersa en mis labores de futura dominación mundial, me tocó ir, junto con mi nana (osea la Sandrita) ir a hacer cita con el SAT. Como diría … Continúa leyendo El cafecito